La pornografía es desagradable y poco realista.
La pornografía es desagradable y poco realista.

El acceso que tienen los niños y adolescentes a todo tipo de contenidos poco recomendables para su edad cada vez es más preocupante para los padres de familia. Pero ¿Cómo reaccionar si descubro a mi hijo viendo una revista o ?

Patricia Espinoza, sexóloga y psicóloga del INPPARES explica que, para muchos progenitores es sin duda un motivo de vergüenza y lo primero que hacen es enfadarse con el menor sin preguntarles porque sintieron curiosidad en ver esas imágenes porno. La especialista brinda estos consejos para mejorar su comunicación:

1. Intenta estar emocionalmente estable

Ante la situación que tienes delante, lucha contra los sentimientos de decepción, enfado o cólera. Si le demuestras estas emociones a tu hijo aumentará su vergüenza, no querrá escucharte y no aprenderá lo que es correcto.

2. Evita escandalizarte ni digas que ver porno es malo

Es importante que su hijo sienta que puede contar con sus consejos y que entienda que tener sentimientos sexuales es algo natural y no es malo, pero que debe ser expresado de otra manera, pues el porno no es real y es tóxico. Normalice la situación y no se escandalice, pero eso no signifique que apruebe las acciones.

3. Establece límites y normas en casa

Es necesario poner normas, establecer controles de seguridad en internet o controlar lo que adquiere su hijo en el quisco de revistas. Recuerda que esto logrará a que tengan una vida sexual sana en el futuro.

4. El sexo no es porno

Una vez normalizada la situación, es importante que el menor sea consciente de que la pornografía es un producto fabricado que difiere la realidad. Además, los propios padres deben enseñarles que el sexo no es algo malo, si se realiza con responsabilidad.