Cuando hablamos de madres empoderadas, nos referimos a mujeres fuertes que luchan por su familia sin dejar de lado sus propios sueños y deseos por salir adelante. “Es una persona que se valora, quiere, respeta y busca darle ese ejemplo a sus hijos”, explica el psicoterapeuta Guillermo Pérez, quien enumera otras cualidades que hacen tan especiales a estas mujeres.

1. Se acepta tal y como es. Es consciente de sus defectos y virtudes. Sabe que las decisiones que toma tienen consecuencias y las asume con responsabilidad.

2. Es una mujer de retos. Le gusta mantenerse ocupada, ya sea estudiando algo nuevo o emprendiendo un negocio.

3. Maneja su vida. No depende de nadie. Si ve que su relación o matrimonio no funciona, toma su camino, sin culpas.

4. Es ‘multitasking’ (multitareas). Cumple con sus roles de profesional, madre, y de cultivarse espiritual y físicamente.

5. Es responsable y organizada. Se hace cargo de sus hijos, no delega su responsabilidad.

6. Se preocupa por verse bien. Le gusta sentirse atractiva y proyecta naturalidad.

7. Es un gran ejemplo. De madres empoderadas, crecerán niños empoderados.