Las personas no nacen sabiendo decidir, es algo que se desarrolla con los ejemplos que se tienen en casa y las vivencias.
Las personas no nacen sabiendo decidir, es algo que se desarrolla con los ejemplos que se tienen en casa y las vivencias.

¿Te cuesta tomar decisiones? Ya sea en el ámbito laboral, amical o , decidirse por algo no es tan sencillo como parece. Si bien para algunas personas no tiene gran ciencia, para otras sí es todo ‘un mundo’.

LEE: Bienestar: Tips para obtener calma y cuidar nuestra salud mental

Marco Antonio Ari, psicólogo clínico de Vascusalud, explica que las personas no nacen sabiendo decidir, es algo que se desarrolla con los ejemplos que se tienen en casa y las vivencias.

A veces, sin querer, los padres tienen mucho que ver en este comportamiento porque fueron muy sobreprotectores con sus hijos, les transmitían mucho miedo o hacían todo por ellos. Pero nunca es tarde para aprender a decidir por cuenta propia”, indica.

Para tomar una decisión -señala- es importante que antes uno se informe sobre lo que quiere elegir. Ya sea para cambiar de trabajo, retomar una amistad o alejarse de la pareja. Lo ideal es que se tengan alternativas ante cualquier situación para escoger solo una.

MIRA: ¿Qué cosas no debes publicar en las redes sociales?

Ari recomienda también que se deben evaluar las consecuencias de elegir y sobre todo hacernos responsables de las mismas. “Ten en claro que tienes derecho a cambiar de opinión, no porque elegiste algo te quedarás con eso por siempre. Aceptas que te equivocaste y decides mejor”, aconseja.

Recuerda que solo tú sabes lo que verdaderamente quieres, no dejes ningún aspecto de tu vida en manos de otra persona.

TAMBIÉN LEE: 4 lecciones que nos deja esta pandemia... ¡Refuérzalas cada día!

La pandemia ha permitido que las familias puedan conocerse mejor y pasen más tiempo realizando actividades juntos. Foto:  iStock
La pandemia ha permitido que las familias puedan conocerse mejor y pasen más tiempo realizando actividades juntos. Foto: iStock

 ha traído consigo muchos desafíos y pérdidas de seres queridos; sin embargo, no todo es malo, pues también nos ha dado lecciones importantes. En su libro ‘Tú importas. Manual para ser tu mejor amigo’, la psicóloga Antonella Galli reflexiona sobre esta situación y nos dice qué hemos aprendido:

1. LAS CUARENTENAS nos mostraron que debemos avanzar con nuestros objetivos y tareas diarias lo más que podamos, porque no sabemos cuándo sucederá algo y retrasará nuestras actividades.

2. APRECIAR LA VIDA Y LA SALUD. Muchas veces ponemos como prioridad el trabajo y la generación de ingresos económicos, pero esta pandemia deja como lección que debemos estar atentos y pendientes de nuestra salud, porque enfermos no hacemos nada.

3. SER MÁS SOLIDARIOS. Podemos decir que uno de los valores más rescatables en esta crisis sanitaria fue que las personas aprendieron a ser más solidarias, a no ignorar el sentir de los demás y comprender la situación por la que todos pasamos.

4. VALORAR EL TIEMPO EN CASA. La pandemia ha permitido que las familias puedan conocerse mejor y pasen más tiempo realizando actividades como juegos de mesa, ver películas o cenar juntos. Además, nos enseñó cuán importante es valorar a quienes nos rodean.