¡Ten cuidado con esas várices!

Es más frecuente en mujeres. Su origen es múltiple, pero puedes prevenirlas corrigiendo ciertos hábitos.

Cuidado con las várices.

Cuidado con las várices.

Cuidado con las várices.

Más sobre:

Salud Femenina

Si eres obesa, no haces ejercicios, eres una mujer de la tercera edad o posees antecedentes familiares, entonces tienes mayor probabilidad de desarrollar várices.

El médico traumatólogo René Chirinos explica que este mal debilita las paredes y válvulas de las venas haciendo que se produzca una acumulación anormal de la sangre. Esto trae como consecuencia venas inflamadas y retorcidas (como arañitas) que se ven bajo la superficie de la piel. A veces causan dolor, coágulos de sangre, úlceras (llagas) en la piel y otros inconvenientes.

Además del factor genético, este problema vascular también suele aparecer por otras causas como el sobrepeso del embarazo y los cambios hormonales que se presentan en la menstruación y menopausia.

TRATAMIENTO

Existen tratamientos que ayudan a aliviar los síntomas y evitar que esta condición empeore. Uno de ellos es usar medias de compresión especiales. Mantener las piernas elevadas cuando estamos en reposo es otra forma de tratar la inflamación.

ROPA Y SEDENTARISMO

El uso de la ropa apretada, calzado plano o tacones altos, así como ganar o perder peso constantemente, puede originar esta enfermedad.

Ir a portada