Es cierto que tu hija cometió un error, pero no merece que la dejes a su suerte. Más bien déjale claro que traer un niño este mundo trae muchas responsabilidades que tendrá que asumir sin quejarse.
Es cierto que tu hija cometió un error, pero no merece que la dejes a su suerte. Más bien déjale claro que traer un niño este mundo trae muchas responsabilidades que tendrá que asumir sin quejarse.

Enterarte de que tuestá embarazada, no es una noticia fácil de asimilar. El enojo, la preocupación, la frustración y la tristeza se apoderarán de ti. Empezarás a cuestionarte: ‘¿qué hice mal?’, ‘¿por qué me pasó a mí?’ o ‘soy una mala madre’. A estas alturas, recriminarte tampoco te ayudará, por el contrario, te hará sentir peor. Necesitas sobreponerte y enfrentar este problema con la cabeza fría y una mejor actitud.

REVISA AQUÍ: ¿Tu hijo no puede dormir en las noches? Cuidado con el insomnio infantil

¡ACÓGELA, NO LA BOTES!

Por ningún motivo – aconseja la psicóloga Virginia Arroyo Guadalupe – te exaltes o botes a tu hija de la casa. Se comprende tu enojo y decepción, pero ¿crees que está bien darle la espalda ahora que te necesita más que nunca?

Es cierto que cometió un error, pero no merece que la dejes a su suerte. Más bien déjale claro que traer un niño este mundo trae muchas responsabilidades que tendrá que asumir sin quejarse.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Sabes cómo mantener la felicidad familiar en épocas difíciles?

CUIDA SU SALUD FÍSICA Y MENTAL

Apenas sepas de la gestación, llévala a una ginecóloga para que la examine y sepas cómo está ella y el bebé. Un embarazo adolescente tiene sus riesgos, por eso acompáñala a sus controles mensuales y cerciórate que se alimente bien. Si notas que está decaída y con la mirada perdida, sugiérele visitar a un psicólogo. Puede que necesite orientación externa para terminar de asimilar lo que le está pasando.

CUÉNTALE TU EXPERIENCIA

Es normal que tu hija, por su condición de adolescente, tenga miedo a los cambios que está sufriendo su cuerpo. Tranquilízala contándole cómo fue tu embarazo, qué sentiste cuando tu pancita crecía y cómo te preparaste para el parto.

CUIDADO CON TUS PALABRAS

No debes recordarle, a cada momento, por qué tuvo relaciones sexuales a tan temprana edad o por qué no se cuidó con algún método anticonceptivo. Esto puede deprimirla o llenarla de odio, y es no es bueno para ella ni para el bebé. Mejor, dale consejo para que lleve un buen embarazo.

MÁS INFORMACIÓN: