Habla con tu pareja y establezcan límites claros para que su mamá y también la tuya no intervengan en las decisiones que ustedes tomen.
Habla con tu pareja y establezcan límites claros para que su mamá y también la tuya no intervengan en las decisiones que ustedes tomen.

Partamos de que no todas las suegras son malas, existen algunas más llevaderas que otras. Sin embargo, hay excepciones como la que vimos la semana pasada, cuando a quien acusó de ser agresora y padecer una enfermedad psicológica, todo con el fin de justificar las acciones de su hijo.

LEE: Magaly sobre Sofía Franco: “Es una mujer desvalida y sola que está luchando por su hijo”.

Si tienes una suegra que es negativa, se mete en tu vida, habla por su hijito y le encanta imponer su opinión, pon las cosas claras desde el principio. Walter Dávila, psicoterapeuta y director de la Escuela de Desarrollo Personal Supérate, te aconseja:

- Habla con tu y establezcan límites claros para que su mamá y también la tuya no intervengan en las decisiones que ustedes tomen.

- Los problemas que tengan en casa deben solucionarlos entre ambos, por eso no expongan sus intimidades ante terceros.

MIRA: Parejas que presumen sus romances en redes ¿son realmente felices?

- Busca actividades en común con tu suegra. No se trata de que sean las mejores amigas, pero sí pueden sobrellevarse y tener una relación cordial.

- Evita hablar mal de ella, recuerda que es la madre de tu pareja y, pese a todo, merece consideración y respeto.

ACLARA LAS COSAS

Si tu suegra habla mal de ti, no te quedes callada. Es mejor que aclares las cosas con ella, pero sin gritos o insultos. La idea es solucionar el problema, no empeorarlo. Si no dices nada es posible que vayas guardando resentimiento en tu corazón y eso a la larga te hace daño.


TE PUEDE INTERESAR:


MÁS INFORMACIÓN:

“Ya no deseo seguir con mi pareja”

Pasar tanto tiempo bajo el mismo techo ha traído problemas en muchas relaciones que podrían estar viviendo sus últimos días. ¿Tendrá toda la culpa de lo que está pasando?

La psicoterapeuta Juliana Sequera advierte que este tiempo puede que no termine con tu relación, pero te permitirá tener un diagnóstico de cómo estaba realmente. La especialista nos da algunos escenarios:

CONVIVENCIA DE VARIOS AÑOS

Si tu relación ya venía mal, no te sentías feliz, amada, ni escuchada, se terminará en cualquier momento. Lo mejor es evaluar el tema y dar un paso al costado.

Si tu convivencia estaba bien, pero empezó a deteriorarse con la cuarentena, es momento de sentarse a pensar cuáles son las fallas y dialogar con tu pareja.

CONVIVENCIA MOMENTÁNEA

Si decidiste pasar el confinamiento en la casa de tu amado sin antes haber convivido y las cosas se pusieron mal, considera que por el momento ambos son vulnerables, ya que están emocionalmente afectados por el estrés. Por eso, lo mejor es no tomar ninguna decisión por ahora.

SIN CONVIVENCIA

Si cada uno está viviendo en su casa y durante todas estas semanas separados te has dado cuenta de que te sientes mejor contigo misma y tienes tu propio valor, entonces puede que hayas estado en una relación de apego, mas no de amor. Si lo decides, el final podría estar cerca.