Cuando la pastilla es pequeña, échale mermelada o alguna mazamorra para que la pueda tragar sin temor.
Cuando la pastilla es pequeña, échale mermelada o alguna mazamorra para que la pueda tragar sin temor.

Cuando los pequeños de la casa se enferman, muchos de los medicamentos que les recetan son en pastillas… Y es ahí donde empieza el ‘calvario’ de las mamás y y ellos tampoco cómo tomarlas.

LEE: Crianza de niños: Los beneficios de jugar con tus hijos al aire libre

El principal secreto es mantener la calma. Es importante que la mamá mantenga la serenidad para que el niño pueda tomar su medicina sin llantos ni sustos”, explica la pediatra de la Clínica Vascusalud, Wilda Silva Rojas.

Ante esto, nos brinda algunos prácticos consejitos:

  • Si la pastilla es muy grande, pártela en pequeñas porciones y dásela una por una.
  • Cuando la pastilla es pequeña, échale mermelada o alguna mazamorra para que la pueda tragar sin temor.
  • Puedes ir preparándolo dándole pequeños pedazos de un caramelo y enseñándole a tragarlos con un poco de agua. Luego le das pedazos más grandes como el de una pastilla.
MIRA: Qué pasa cuando los defienden las malas conductas de sus hijos
  • Ponle el comprimido sobre la lengua (mientras más atrás mejor) y dale agua para que la beba.
  • Otro tip muy útil es tirar la cabeza hacia atrás luego de tragar el agua para ayudar a pasar la pastilla.

TAMBIÉN LEE: Crianza: Frases que nunca debes decirle a tu hijo

Evita decirle a tu hijo: "ya no te quiero porque te portas mal".
Evita decirle a tu hijo: "ya no te quiero porque te portas mal".

En algún momento  con sus comentarios o acciones, pero antes de llamarle la atención piensa muy bien qué le vas a decir. No se trata de soltar palabras que puedan marcarlo de por vida. Por eso, la psicóloga Eva Caballero nos dice qué frases debes evitar mencionar a toda costa:

‘ERES UN INÚTIL, SIEMPRE TE EQUIVOCAS’.

Esta frase destruye la autoestima del niño. Recuerda que aún es pequeño y hará las cosas según sus posibilidades. Si falló, aliéntalo a que la próxima vez lo haga mejor.

‘YA NO TE QUIERO PORQUE TE PORTAS MAL’.

Cuidado, estas palabras harán que tu hijo se esfuerce en mostrarse como un ser perfecto para ganarse tu cariño, generando en él un sentimiento de insatisfacción permanente. Corrígelo pero sin chantajes emocionales.

‘ERES IGUAL A TU PADRE’.

Al decir esta frase dejas ver la mala relación que existe con tu pareja. Evita decirla, pues solo contaminas al menor y lo confundes, porque pensará que ser parecido a su papá es negativo.

‘DEJA DE HACER PREGUNTAS TONTAS’.

Es normal que los niños sean curiosos y pregunten a cada momento. Ellos solo quieren aprender. Cuando estés muy ocupada, dile: ‘Hijito, después te contesto’. Pero no le grites o trates mal.

‘¿POR QUÉ NO PUEDES SER COMO...?’.

Olvídate de las comparaciones, ya sea con sus hermanos, amigos o primos. Cuando lo haces, desarrollas en tu hijo un sentimiento de rivalidad e inferioridad.

‘FUISTE UN ERROR’ O ‘¡ARRUINASTE MI VIDA!’.

Haber nacido no fue su decisión, fue tuya. No le eches la culpa de tus problemas. Más bien quiérelo mucho, es un hermoso regalo que te dio la vida.


tags relacionadas