No importa qué tan talentoso seas, lo que hayas logrado o las buenas intenciones que tengas, hay ciertas frases que pueden cambiar de inmediato la forma en la que los demás te perciben (Foto: Getty Images)
No importa qué tan talentoso seas, lo que hayas logrado o las buenas intenciones que tengas, hay ciertas frases que pueden cambiar de inmediato la forma en la que los demás te perciben (Foto: Getty Images)

La forma en la que una persona se expresa muestra a los demás cómo es su personalidad y forma una imagen sobre nosotros. Por eso es muy importante cuidar lo que decimos y cómo nos expresamos, especialmente en el . Quizá eres consciente de que, en la mayoría de las situaciones profesionales, hay cosas que es mejor no decir. Sin embargo, hay frases sutiles que nos hacen más daño de lo que parece.

MÁS INFORMACIÓN: Recomendaciones a saber si quieres emprender en estética y belleza durante la pandemia

No nos referimos a errores de vocabulario, ni a chistes de mal gusto. Hay ciertas expresiones que pueden parecer suaves, pero que tienen el poder de causar una mala impresión de ti mismo y acabar con tu . Lo peor de todo es que, una vez que las dices, no hay forma de retractarte.

No importa qué tan talentoso seas, lo que hayas logrado o las buenas intenciones que tengas, hay ciertas frases que pueden cambiar de inmediato la forma en la que los demás te perciben y jugarte en contra. El portal “Entrepreneur” recoge 10 frases que nunca debes decir en el trabajo.

No importa qué tan talentoso seas, lo que hayas logrado o las buenas intenciones que tengas, hay ciertas frases que pueden cambiar de inmediato la forma en la que los demás te perciben (Foto: Getty Images)
No importa qué tan talentoso seas, lo que hayas logrado o las buenas intenciones que tengas, hay ciertas frases que pueden cambiar de inmediato la forma en la que los demás te perciben (Foto: Getty Images)
MÁS INFORMACIÓN: Empleo en Perú: Junta Nacional de Justicia lanza convocatorias CAS para contratar abogados y técnicos con sueldo de hasta S/10.000

1. “No es justo”. Decirlo te hace ver inmaduro e ingenuo. En situaciones injustas, debes mantener una actitud constructiva. Por ejemplo, podrías decir: “Vi que le asignaste a Eva un proyecto que yo esperaba trabajar. ¿Me podrías decir qué factores tomaste en cuenta para esa decisión? Me gustaría saber por qué no me tocó hacerlo, para mejorar en eso y que me puedas considerar para el siguiente”.

2. “Esta es la manera de la que siempre se ha hecho”. Decir esta frase te muestra como una persona floja y resistente al cambio. En estos tiempos, todos hemos estado sometidos a los cambios tecnológico y por ello debemos mostrarnos dispuestos a aprender nuevas cosas.

3. “No hay problema”. Cuando alguien te pide algo o te da las gracias por algo, no debes usar esta frase, ya que implica que su petición debería haber sido un problema. Es mejor usar expresiones que demuestren que disfrutas hacer tu trabajo como “Encantado de hacerlo” o “Con todo gusto lo resolvemos”.

4. “Esto solo me llevará cinco minutos”. Se recomienda no decir esta frase, ya que da la impresión de que haces las cosas con prisa. Puedes decir que no tardarás demasiado, o que lo entregas lo más pronto posible.

Hay ciertas expresiones que pueden parecer suaves, pero que tienen el poder de causar una mala impresión de ti mismo (Foto: Getty Images)
Hay ciertas expresiones que pueden parecer suaves, pero que tienen el poder de causar una mala impresión de ti mismo (Foto: Getty Images)

5. “Lo intentaré”. Esta frase denota falta de confianza en tus habilidades. Si te piden que hagas algo, hazte responsable y comprométete a ofrecer una alternativa, pero no digas que lo vas a intentar porque suena a algo incierto o que no tienes muchas ganas de hacerlo.

6. “Fulanito es un incompetente”, “Fulanito es un idiota”. No hables mal de tus compañeros de trabajo. Hacer este tipo de expresiones te hace quedar mal, así estés diciendo la verdad. No hagas nada, por el contrario, das la impresión de estar buscándole fallas a los demás para maquillar las tuyas. Y esta falta de sensibilidad te jugará en contra, porque tus compañeros desconfiarán de ti.

7. “Eso no me corresponde a mi”. Esta frase te muestra como una persona que quiere hacer lo mínimo para seguir ganando tu sueldo. Excepto que te pidan algo éticamente inapropiado, si te piden algo que excede tu responsabilidad lo mejor es cumplirlo lo mejor que puedas y luego, hablar con tu jefe sobre tu papel en la empresa y hasta dónde llegan tus funciones.

8. “No es mi culpa”. Nunca es buena idea tratar de echarle la culpa a alguien más. Si tienes algo de parte de culpa en algún problema, hazte responsable. Si no es el caso, da una explicación objetiva y racional sobre lo que ocurrió. Cíñete a los hechos y que el jefe sea quien saque las conclusiones. Eso proyectará una imagen más transparente de ti.

9. “No puedo”. Suele interpretarse como “no lo haré”. Si realmente no puedes hacer algo porque no cuentas con las capacidades para hacerlo, ofrece una alternativa. Por ejemplo, en vez de decir “no puedo sacar ese reporte” di “aún no sé hacer ese análisis, ¿hay alguien que me pueda enseñar para hacerlo yo solo la próxima vez?”.

10. “Voy a hacer una pregunta tonta” o “quizás esto que voy a decir es una idea estúpida”. Estas frases deterioran tu credibilidad, muestran falta de confianza en ti mismo. Si no confías en lo que estás diciendo, nadie más lo hará. Y si no sabes algo, puedes decir: “En este momento no tengo la información, pero investigo y regreso con ustedes”.