Toparte con gente que no te va a caer bien es inevitable, por ello debes aprender a tratarlas (Foto: Freepik)
Toparte con gente que no te va a caer bien es inevitable, por ello debes aprender a tratarlas (Foto: Freepik)

Como a todos en el mundo, hay personas con las que nos llevamos muy bien, otras que nos da igual y un grupo selecto que no soportamos. Y a pesar de que tratemos de evitar a estos últimos, en algún momento de nuestras vidas tendremos que toparnos con ellas y quizá trabajar juntos.

Entonces surge la pregunta: ¿cómo podemos llevarnos con alguien que nos parece difícil? Aunque parezca imposible, establecer una relación de cordialidad sí se puede lograr.

Total, recuerda que, así como no te simpatiza alguien, en algún otro lugar puede ser de que otra persona sienta antipatía hacia ti.

Pensando en que pueda llegar el momento de ese encuentro, el portal publicó un artículo en el que da once tips para lidiar con gente que no te cae bien; así que presta mucha atención.

Quizá en algún momento de nuestras vidas, tengamos que trabajar con personas que no nos llevamos bien (Foto: Freepik)
Quizá en algún momento de nuestras vidas, tengamos que trabajar con personas que no nos llevamos bien (Foto: Freepik)

1. No todo el mundo se tiene que llevar bien

Algo que tienes que aceptar es que no todas las personas que conozcas tienen que caerte de maravilla; y, por ende, esto no te hace una mala persona ni tampoco hace que el otro sea malo.

Lo mejor que puedes hacer es encontrar la manera de tolerarse mutuamente y trabajar en equipo. Por ello, se recomienda descartar juicios de valor de qué cosas están bien o cuáles mal.

2. No permitas que esa persona influya en tu estado de ánimo

Es cierto, el estar con alguien que no te llevas bien tendrá un efecto negativo en tus emociones. Así que, en lugar de ponerte mal, controla tu estado de ánimo y no permitas que esa persona negativa influya sobre ti.

Si en algún momento sientes irritación o molestia, permítete sentirlos y luego disípalos. Aquí, lo único que puedes hacer es sonreír y asentir, no hay necesidad de seguirles la corriente.

3. Sé diplomático y enfócate en los problemas, no en la persona

Lo que se recomienda es cultivar una sonrisa diplomática para demostrar tu educación. Esto no quiere decir que estás de acuerdo con el otro o que tengas que seguirle la corriente, sino que demuestra que mantienes un gran nivel al momento de interactuar con esa persona.

En lugar de enfocarte en ese individuo que consideras tóxica para ti, céntrate en el problema. De esta manera, serás percibido como alguien muy profesional que aparta sus temas personales de los laborales.

4. No importa cómo lo hayan dicho, no te lo tomes personal

En algún momento sentirás que está persona está diciendo algo que te ha involucrado, pero en lugar de reaccionar, abre tu perspectiva y analiza que quizá sin darse cuenta te puso en medio. Lo que tienes que hacer es tener una visión más amplia para reducir el malentendido.

Asimismo, puedes ser proactivo con alguien que busca provocarte. En caso suceda ello, piensa cómo puedes reaccionar de forma tranquila. Con esto evitarás que se ataquen mutuamente. Concéntrate el problema y no en la persona.

5. No rebajes tu nivel si te provocan

Si sientes que el otro te está provocando, no caigas en su juego; si lo haces y le respondes, no solo él será tachado de problemático, sino tú también.

Es importante que sepas manejar tus emociones, pero sobre todo aprender a no responder a su caos. Relájate y enfócate en los hechos dando respuestas racionales de forma diplomática.

Hay personas que tratan de sacarnos de nuestras casillas, pero no debemos caer en su juego (Foto: Freepik)
Hay personas que tratan de sacarnos de nuestras casillas, pero no debemos caer en su juego (Foto: Freepik)

6. Expresa tranquilamente tus sentimientos

Si en algún momento sientes que la otra persona te está faltando el respeto, hazle saber educadamente cómo te sientes. Además, de dar a conocer tu punto de vista, sé asertivo.

Una vez que le hayas dado a conocer tu punto de vista, es momento que lo escuches, quizá te comente que su reacción fue por algún motivo específico.

7. Elige tus batallas

Analiza si esa antipatía por alguien merece darle tu tiempo y atención. Quizá ese problema puede disiparse con el tiempo y no amerita que desgaste tus energías.

Entrepreneur nos menciona que hay ocasiones en los que una persona conflictiva puede beneficiarnos de otras maneras, por lo que convendría soportar su idiosincrasia siempre y cuando te sirve más de lo que te perjudica.

8. Los límites son sanos

Cuando tienes de cerca a alguien tóxico, no podrás levantar una pared que te impida verlo, por lo que es importante que coloques una barrera en la que decidas cuándo y cómo interactuar con esa persona.

Solo de esa manera podrás sentirte cómodo contigo mismo y podrás respirar de forma que el otro no te agobie. Lo mejor es desconectarte emocionalmente y separarte físicamente de las situaciones negativas.

9. Relaciónate con gente que piense como tú

Si sientes que la situación se ha complicado con aquella persona que no te llevas bien, no vayas a la “guerra” solo. Busca gente que te respalde y pueda darte su apoyo.

Estas personas pueden dar objetividad a una situación y orientarte cómo puedes tratar a ese ser tóxico.

10. Neutraliza lo negativo y dale vuelta a la situación

Si aquella persona está tratando de molestarte diciendo cuáles son tus defectos o señalando que tu trabajo está mal; en lugar de ponerte a la defensiva, neutraliza su influencia haciéndole preguntas constructivas.

Pídele que sea más específico en su crítica y que te comunique claramente sus expectativas. Si sientes que está siendo grosero, dilo abiertamente y solicítale que te trate con un nivel alturado, así como tú lo haces con él.

11. Tu felicidad está en tus manos

Jamás permitas que los comentarios negativos nublen tu día. Así que en lugar de buscar que otros reconozcan tu trabajo, es momento de que tú lo hagas para ti, buscando una satisfacción hacia adentro.

Recuerda que tú tienes la última palabra sobre tu mente y no desgaste tu día en personas que no valen la pena.