Transplante de órganos le cambió la vida a Rosario Hidalgo, conoce su historia

Rosario Hidalgo recibió riñón y páncreas de un donante anónimo y hoy es mamá de un bebé de casi dos años

ROSARIO HIDALGO recibió riñón y páncreas de un donante anónimo y hoy es mamá de un bebé de casi dos años

ROSARIO HIDALGO recibió riñón y páncreas de un donante anónimo y hoy es mamá de un bebé de casi dos años

ROSARIO HIDALGO recibió riñón y páncreas de un donante anónimo y hoy es mamá de un bebé de casi dos años

La historia de Rosario Hidalgo Valenzuela es alentadora, porque gracias a un donante anónimo pudo recibir un riñón y un páncreas que le salvaron la vida en el 2009. Hoy, ocho años después, ella agradece a Dios porque esta nueva oportunidad de vida le permitió casarse y formar una familia. Ella es la primera persona en el Perú a la que se le realizó un trasplante múltiple de órganos.

¿A qué edad te dijeron que necesitabas un trasplante?
A los 32 años. Sufría de diabetes y me informaron que necesitaba un trasplante renal, pero desde antes ya buscaba en otros países el trasplante de páncreas, porque esa operación nunca se había hecho en Perú.

¿Cuánto tiempo esperaste para la operación?
Cuatro años. Dos para entrar a una lista de espera y otros dos estando en la lista.

Eres la primera peruana a la que se le practica un trasplante de riñón y páncreas. ¿Recuerdas lo que sentiste cuando te dijeron que había un donante?
Fueron tres llamadas. Y en la última sentí una gran alegría. Puse toda mi fe en Dios para regresar después de la operación.

Rosario Hidalgo recibió donaciones de órganos en el 2009

Rosario Hidalgo recibió donaciones de órganos en el 2009

Rosario Hidalgo recibió donaciones de órganos en el 2009

Rosario Hidalgo recibió donaciones de órganos en el 2009

¿Por qué debemos donar nuestros órganos?
Porque es un gesto de solidaridad y amor al prójimo.

Ahora eres madre de un precioso bebé...
Después de la operación todo cambió. Me casé y ahora tengo un hermoso hijo de 1 año y 8 meses, que es mi motivo para seguir luchando. Agradezco a Dios, a mi donante y a su familia.

Unas palabras a quienes pasan por un problema grave de salud...
Podemos tener enfermedades graves y sentir que no las venceremos, pero no perdamos la fe en Dios ni la fortaleza para superar todo.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.