Niña emprendedora de 11 años prepara hermosas y elaboradas tortas en su casa de Surco. (Fotos: José Rojas / GEC)
Niña emprendedora de 11 años prepara hermosas y elaboradas tortas en su casa de Surco. (Fotos: José Rojas / GEC)

Mientras que para la mayoría de niños de su edad los videojuegos, la televisión y los juguetes son su mayor diversión, para Valentina Montoya, de solo 11 años, su actividad favorita es la repostería. La podemos ver en su cuenta de Instagram preparando hermosas y elaboradasdesde su casa en Surco.

¿Cómo nace tu gusto por la pastelería?

El año pasado en la pandemia estaba aburrida y buscando cursos por internet. De casualidad me encontré con uno de repostería básica.

Ahí tenías diez años…

Sí, y ninguna experiencia en la preparación de tortas. Ese curso me atrapó, me lo vi todo el mismo día y a la mañana siguiente ya estaba preparando cupcakes.

¿Qué vino después?

No paré de estudiar, he seguido más de 60 cursos. Mis papás me han apoyado mucho para cada taller.

La pequeña empezó preparando pasteles a los 10 años cuando tras la cuarentena vio qué hacer para no aburrirse. (Fotos: José Rojas / GEC)
La pequeña empezó preparando pasteles a los 10 años cuando tras la cuarentena vio qué hacer para no aburrirse. (Fotos: José Rojas / GEC)

¿En las clases eres la menor del grupo?

Sí, mis amigas son señoras que pueden ser mi mamá o mi abuelita. Con ellas me comunico por mensajes o me llaman para pedirme consejos.

¿Sientes que has mejorado mucho en la preparación?

Se notan mis avances porque en mis primeros cupcakes, si bien salieron ricos, la presentación era horrible. Ahora es distinto.

¿Todos los días preparas tortas? ¿Cómo haces para organizarte con tu colegio?

A la una o dos de la tarde terminan mis clases, después almuerzo y luego me pongo a trabajar en mis pasteles. Estas las vendo, soy niña, pero tengo clientes que confían en mí porque soy responsable y entrego los pedidos a tiempo.

¿No descuidas el colegio?

Para nada. La clave es ser organizada.

Su familia es su principal apoyo en este emprendimiento. Sus papás no han dejado de matricularla en cuanto curso ha querido y ha seguido aprendiendo cada día más. (Foto: José Rojas / GEC)
Su familia es su principal apoyo en este emprendimiento. Sus papás no han dejado de matricularla en cuanto curso ha querido y ha seguido aprendiendo cada día más. (Foto: José Rojas / GEC)

¿Cuántas horas al día le dedicas?

Por lo menos cuatro horas a cada pastel.

¿No te cansas?

Ni me acuerdo de eso. En la pastelería he descubierto mi pasión. Cuando sea grande seré chef pastelera.

¿Alguna vez un postre no te salió como querías?

Una vez estaba preparando alfajores y en vez de harina le eché bicarbonato de sodio. Yo decía pero por qué me han salido tan gorditos. (risas).

¿Cómo queda la cocina cuando terminas de hacer tus tortas?

Sucia. Mi mami reniega, pero ella me ayuda a lavar.

>

¿Qué haces con la platita que ganas?

Compro más moldes, insumos y también utensilios. Además, me sirve para seguir más talleres.

¿Cuál es tu torta favorita?

El keke de vainilla con manjar blanco. Las tortas deben ser bonitas por fuera y ricas por dentro.

¿Tú misma preparas tu torta de cumpleaños?

Sí, me hice una con fondant, que es bien trabajosa, pero decorar es lo que más me gusta.

¿Cuál es tu sueño?

Tener mi propio programa de televisión como Ximena Llosa o Sandra Plevisani. También admiro a Buddy Valastro (Cake Boss).

¿Dónde pueden encontrarte?

En mi Instagram @valemontoyah. Esta cuenta es administrada por mis papás.