Beneficios y riesgos de dormir con tu bebé

Te explicamos las ventajas y desventajas de dormir con tu bebé.

Bebé

domir con Bebé

Domir con tu bebé.

Un tema que ha generado controversia a lo largo del tiempo es el llamado colecho con los bebés. Se le llama colecho a la actividad de compartir la misma cama para dormir (como así también unir camas o juntar la cama matrimonial con la cuna del bebé) tanto padres como hijos. Puede ser practicado por ambos padres o por uno de ellos.
Existen dos puntos de vista claramente definidos: los que están a favor y los que están en contra. Los detractores dicen que el bebé se vuelve más dependiente de los padres y que la pareja pierde intimidad. Argumentan que a los pequeños les costará más conciliar el sueño cuando, en diferentes circunstancias, les toque dormir solos.

A finales de 2011 la Academia Americana de Pediatría llegó a la conclusión de que lo más recomendable es compartir la habitación de los padres pero no compartir la cama, es decir, no hacer colecho.
VENTAJAS:
• Favorece la lactancia materna. En un estudio se observó que los niños mamaban más veces y durante más tiempo cuando dormían con su madre que cuando dormían separados. Es decir, que el dormir separados parece disminuir el número de tomas y por tanto dificulta la lactancia materna.

• Tarde o temprano el niño se va a dormir solo de manera natural.  De todos modos, si alrededor de los tres años se tiene el deseo de que el niño ya duerma solo, se le puede buscar un incentivo diciéndole que tendrá su propia cama, con sábanas bonitas, con un lugar especial para que guarde sus juguetes, es decir acondicionar un lugar para él. Es importante hablarle para explicarle  que si nos llama nosotros iremos en su auxilio. Cuando el pequeño comprende que no hay peligro en dormir solo, entonces estará en condiciones de dormir en su habitación.

• Se potencia el vínculo entre padres e hijos.
• Favorece el desarrollo neuronal, la autoestima del bebé
• Disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante.

DESVENTAJAS:
• Las camas no están diseñadas para los bebés. Por lo que pueden ser aplastados por uno de sus padres.
• No es necesario el colecho para una lactancia exitosa.
• Son las exigencias de la vida de la madre (la cual es presionada a nivel social para retomar actividades y termina extenuada) .

OTRA OPCIÓN
Para la Asociación Española de Pediatría la forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que ésta práctica disminuye el riesgo de Síndrome de muerte del Lactante (SMSL) en más del 50%.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

Ir a portada