¿Por qué perdemos el control? Evitemos situaciones de violencia con estas recomendaciones

La ira y el enojo son emociones completamente normales, el problema está en dejarse llevar por ellas.

Evitemos situaciones de violencia con estas recomendaciones
Evitemos situaciones de violencia con estas recomendaciones
Evitemos situaciones de violencia con estas recomendaciones

Hace unos días fuimos testigos de cómo una mujer, totalmente fuera de control, golpeaba a un taxista porque este se negó a hacerle una carrera a un lugar que consideraba peligroso. Ante esta situación nos preguntamos ¿por qué la joven actuó de esa forma?

La psicoterapeuta Juliana Sequera explica que “el enojo es una emoción completamente normal tanto en hombres como en mujeres, pero cuando se convierte en una pérdida de control se vuelve destructiva, porque aparece la ira y la agresión, dañando las relaciones interpersonales o maltratando a otra persona, como lo hizo esta señorita”.

La especialista señala que el origen de esta falta de control se origina en la primera infancia, es decir, cuando de niño acostumbras a tu hijo a obtener todo lo que quiere a través del grito, pataletas o lanzando cosas; incluso si permites que tu pequeño te levante la mano o te alce la voz. “Esta es una muestra de que no debemos minimizar las acciones de los hijos porque se volverán un estilo de vida y ellos creerán que a través del enojo se consigue todo”, enfatiza Sequera.

¿Cómo tranquilizarme?

Si estás ante una situación que te genera mucha cólera debes hacer lo siguiente:

Retírate de la escena y busca un lugar apartado. Inhala y exhala lentamente 10 veces. Mírate al espejo y sonríe, a nivel cerebral
se cambiará la sensación de enojo.

Vuelve a la escena para conversar, de manera calmada, para aclarar lo que sucede. Recuerda que el único propósito de retirarse es buscar calma, no huir del problema.

Sabías que...

Se necesitan solo 30 segundos para volver a la calma, siempre y cuando salgas de la escena que te genere molestia.

Ir a portada