Zagaladas. (Foto: José Rojas)
Zagaladas. (Foto: José Rojas)

Con un polo negro en la cabeza que asemeja a una cabellera larga de mujer y un talento muy especial para arrancar carcajadas, Álvaro Zagal Medina (27) hace de las suyas en TikTok inspirado en su querida mamá, Patricia Medina (50), a quien se animó a imitar.

es el nombre artístico de este singular personaje que, con todo y brackets, se ha convertido en la sensación de esta red social y cuenta con casi medio millón de seguidores.

Con secuencias como ‘Mamá se molesta porque se acabó el gas’, ‘Mamá me lleva a que me vacunen (contra la malcriadez), ‘La celebración virtual del colegio por el Día de la Madre’ o ‘Reacciones de mamá a los comentarios de la Gigi (Mitre)’, le hace el día a muchos jóvenes y también adultos que se divierten con sus ocurrencias.

Álvaro, ¿tu mamá es realmente así?

Sí, y peor... (risas)

¿A ella le gusta que la imites?

Primero ella odiaba que yo la imite, le preocupaba mucho qué podrían pensar sus amigas.

¿Y ahora?

Le encanta. Ya le entró al asunto. A veces participa en algunos ‘tiktoks’, pero no la expongo mucho porque también quiero que genere emoción cada vez que aparezca.

¿Cuál es la frase que tu mamá te dice y la repites en tus videos?

‘Cuidadito Álvaro, cuidadito’ (risas).

¿Y por qué? Seguro le haces trastadas...

Yo tengo una relación bien bonita con mi mamá, somos amigos, y ahora ella es un personaje.

Estás al borde del medio millón de seguidores en TikTok, ¿te iniciaste en esta red social?

No, yo empecé hace 10 años en YouTube y no me fue bien, luego en Instagram y tampoco, en Facebook mejoró la cosa. Y ahí quedó. Yo hacía contenido de comedia, pero muy diverso.

¿Qué te motivó a volver?

La pandemia. Yo ya había probado todas las redes sociales, pero TikTok era nuevo para mí. Pienso que gracias a mi persistencia alcancé el éxito en esta red.

¿Y tu comienzo aquí también fue difícil?

Empecé a subir videos que llegaban a tener 100 o 200 reproducciones, pero tampoco despegaba hasta que un día hice uno inspirado en mi mamá y fue una locura. En un día llegó a tener más de medio millón de reproducciones y de los mil seguidores que ya tenía pasé a 10 mil.

¿Qué sentiste?

Felicidad porque encontré hacia dónde debía enfocar. La mamá es una marca muy potente a nivel mundial.

¿Representas a las mamás peruanas?

No, ni a las peruanas, ni a las latinas. Solo cuento mis experiencias con mi mamá. Sin embargo, tanto mamás como hijos se identifican con mi contenido.

¿Cuándo empezaste a verlo como algo serio?

Cuando el número de seguidores aumentaba. Antes subía videos ciertos días, ahora lo hago de lunes a sábado. Ser tiktoker es un trabajo para mí y me resulta rentable porque ya tengo varias marcas trabajando conmigo.

¿Qué te gusta más de este trabajo?

Yo estudié comunicaciones y por medio de esta red puedo comunicar. Trabajé duro para pagarme mi carrera. He trabajado limpiando baños y lavando platos.

¿Descubriste a tu actor interior?

¡Estoy en la gloria! Llevo clases de stand up comedy. Mi sueño, cuando acabe la pandemia, es presentar una rutina divertida en un auditorio y que, por supuesto, ahí esté mi mamá mirándome.