Andrea San Martín: "Soy sincera, transparente y organizada"

No te puedes perder nuestra entrevista con la siempre encantadora Andrea San Martín que se confesó en  Para Ellas.

Andrea San Martín

Andrea San Martín celebra su cumpleaños en familia (Foto: USI)

Andrea San Martín celebra su cumpleaños en familia (Foto: USI)

Andrea San Martín está muy contenta por su debut como ‘Karina’ en la nueva novela de Michelle Alexander, ‘Sres. Papis’. La guapa ojiverde aceptó, y de muy buena gana, responder nuestro cuestionario.

La vida es...
Bella.

¿Qué te puedes permitir con la actuación?
Vivir experiencias nuevas.

Eres una mujer...
Soy una mujer fuerte.

¿A qué edad decidiste ser artista?
Cuando tenía 15 años.

¿Vives del arte?
Todavía no. Sigo trabajando en mis negocios de ventas por Internet, por mis redes sociales vendo de todo.

¿Quién fue la primera persona que pidió tomarse una foto contigo?
Un joven.

¿Haces alguna actividad física?
No, pero recojo muchos juguetes.

Tu desayuno es...
Un jugo de piña, cereales o tortillas.

¿A qué hora te acuestas y te levantas?
Me levanto a las 6:30 a.m. y me acuesto a la medianoche.

Defínete en tres palabras...
Sincera, transparente y organizada.

¿Te maquillas siempre?
No.

¿Qué objeto nunca falta en tu mesa de noche?
El celular.

¿En qué momento dejas el celular por lo menos una hora?
Cuando estoy ‘chambeando’.

El trabajo es...
Mi vida, la verdad trabajo mucho, no le temo a la ‘chamba’.

¿Ves televisión nacional?
Sí, sobre todo en las noches.

¿Qué joya siempre te pones?
No uso joyas, no me gustan.

Te gusta lavar, planchar o cocinar...
Cocinar.

Tu personaje en ‘Sres. Papis’ es...
‘Karina’, una chica que abandona a su hijo.

¿Te pareces a ella?
Yo no abandonaría a mi hijo, pero sí nos parecemos en otras cosas. Por ejemplo, cuando quiero fastidiar a alguien lo hago, tengo que reconocerlo.

Una meta por cumplir...
Protagonizar una telenovela.

Un proyecto próximo...
Ofrecer charlas a mujeres para empoderarlas. Sería con la ayuda de profesionales como psicólogos, abogados, coaches y médicos.

Ir a portada