Día del riñón: Cuatro consejos para que cuides este órgano vital

El 14 de marzo es el Día Mundial del Riñón por lo que Erika Jaime, nutricionista dietista de NutriFud, compartió 4 consejos para mejorar la calidad de vida de tus riñones.

Día del riñón: ¿Cómo cuidarlo?

Ten un plan alimenticio. Para evitar que un mal funcionamiento pase a mayores acude a un especialista que te elabore un plan alimenticio personalizado y a tu medida. (Foto: Difusión)

Para evitar que un mal funcionamiento pase a mayores acude a un especialista que te elabore un plan alimenticio personalizado y a tu medida. (Foto: Difusión)

Los riñones son uno de nuestros principales órganos. Todas sus funciones son de suma importancia: limpia nuestra sangre y mantiene en equilibrio los niveles de sales y agua en nuestro cuerpo.

El 14 de marzo es el Día Mundial del Riñón por lo que Erika Jaime, nutricionista dietista de NutriFud, centro especializado en generar dietas personalizadas,  compartió 4 consejos para mejorar la calidad de vida de tus riñones.

1. No te excedas con las proteínas. Si excedes el consumo de proteínas, los riñones tendrán que trabajar más para limpiar la urea de la sangre, lo que puede dañarlos irreparablemente.

2. Evita comidas altas en sal. Una de las funciones claves del riñón es filtrar el sodio (parte de la sal), el cual expulsas del cuerpo como orina. 

Para cuidarlo debes optar por comidas caseras y bajas en sal. Lo ideal es consumir 5 gramos de sal (cloruro de sodio) al día.

3. Ten un plan alimenticio.  Para evitar que un mal funcionamiento pase a mayores acude a un especialista que te elabore un plan alimenticio personalizado y a tu medida.

Es un error basarse solo en dietas que se encuentran en el internet, pues tu condición podría tener requerimientos nutricionales diferentes que consideran enfermedades previas, aspectos genéticos, entre otros. 

4. Toma agua. Dicen que el estándar es tomar 2 litros de agua al día; sin embargo, esto debe variar dependiendo de las condiciones y estilo de vida de cada persona. 

Si los riñones reciben poca agua no podrán funcionar correctamente y si se le da agua en exceso no podrán procesarla toda, lo que hace que se acumule en el organismo. 

Lo recomendable es acudir a un dietista para conocer mejor las necesidades hídricas de tu cuerpo.

Ir a portada