Degusta del exquisito sabor de los profiteroles

Este postre se caracteriza por su masa suave, crocante y por un relleno de crema que explota suavemente.

Degusta del exquisito sabor de los profiteroles (Receta)

Profiteroles. (Foto referencial: Kiwilimón)

Profiteroles. (Foto referencial: Kiwilimón)

Cuando pensamos en postres, es imposible no recordar este bocado de gran sabor, el profiterol. Este dulce de masa suave y crocante, y un relleno delicioso, es exquisito e inolvidable.

La chef pastelera Sandra Plevisani en 'El dulce libro de recetas Blanca Flor' nos enseña a prepararlo. Toma nota.

Ingredientes. 
Para los profiteroles. 250 mililitros de agua, 100 gramos de margarina, 150 gramos de harina preparada y 4 huevos.

Para la crema pastelera. 3 cucharadas, 30 gramos de maicena, 
200 gramos de azúcar blanca granulada, 500 mililitros de leche evaporada, 5 yemas y 1/2 cucharaditade esencia de vainilla. 

Para el ganache de chocolate.  250 mililitros de crema de leche, 250 gramos de chocolate bitter, 2 cucharadas de margarina, 
4 cucharadas de azúcar blanca granulada y 2 cucharadas de glucomiel

Preparación. 
Lleva al fuego el agua y la margarina. Cuando el agua esté hirviendo agrega de golpe la harina. Baja el fuego y mezcla vigorosamente con una cuchara de madera. Cocina sin dejar de revolver hasta que la masa quede lisa y se desprenda de la olla. 

Retira del fuego. Espera un rato y luego agrega los huevos uno por uno, batiendo bien. Al añadir cada huevo la masa resbala un poco, por eso hay que batir vigorosamente. Del buen batido dependerá que los profiteroles se hinchen bien en el horno. 

Deja reposar la masa 15 minutos antes de emplearla. Luego ponla en una manga de decoración con boquilla de 1,5 cm de abertura o emplea dos cucharitas de té para armar los profiteroles. 

Colócalos espaciadamente sobre una lata engrasada porque se hinchan y hornea a 400 °F (200 °C) durante 15 minutos. Reduce la temperatura a 350 °F (180 °C) y sigue horneando por 15 minutos más hasta que estén secos y dorados. 

Rellena con crema pastelera fría o helado de vainilla y sirve con azúcar en polvo y ganache de chocolate.

Para la crema pastelera. Calienta la leche con la mitad del azúcar. Bate las yemas con el resto del azúcar hasta que estén blancas. Agrega la maicena. Vierte la mezcla de leche sobre las yemas en forma de hilo y regresa todo a la olla para darle punto.

Cuando esté bien cuajada, cuela la preparación sobre un tazón de vidrio e incorpora la esencia de vainilla. Cubre la crema todavía caliente con papel film para que no se forme nata y refrigera por tres horas como mínimo antes de usarla.

Para la ganache de chocolate. Hierve la crema de leche, retira del fuego y agrega el chocolate previamente rallado, la margarina, el azúcar y la glucomiel. Regresa la mezcla al fuego y dale punto por un minuto. 

Ir a portada