Dedica mínimo una hora para disfrutar un baño relajante con exfoliantes, cremas humectantes y aceites naturales. Engríete, si no es a diario al menos una vez por semana.
Dedica mínimo una hora para disfrutar un baño relajante con exfoliantes, cremas humectantes y aceites naturales. Engríete, si no es a diario al menos una vez por semana.

en casa. En días en que permanecer en el hogar se ha convertido en una medida para el cuidado de todos y todas, la relación armoniosa con nosotros mismos y con quienes nos rodean pasa a ser una prioridad. Y este fin de semana largo puede ser el momento para iniciar hábitos que nos ayuden a sentir y estar bien, qué mejor que empezar con una rutina de automasajes y en casa.

Antes de empezar, entiende que se trata de despejarse al menos por un momento de los pendiente del trabajo, casa o negocio y dedicar mínimo una hora para relajarte y engreírte. No solo por tu bienestar, también por tu piel, que debido al cansancio, del día a día y la sobreexposición a la de los aparatos electrónicos puede sufrir de resequedad y falta de luminosidad.

Saca las cremas humectantes, exfoliantes, aceites naturales, jabones perfumados, todo es útil para realizar una rutina de cuidado, belleza y desde casa. La línea Natura Ekos recomienda empezar con un buen baño con agua tibia, no muy caliente. Además, resalta que es mejor usar biocosméticos regenerativos, que estén hechos con ingredientes de origen natural y vegetal.

LEE: ¿Cómo rodearte de buenas amistades? Descúbrelo aquí
  • Aprovecha para exfoliar. Con la piel limpia luego del baño, es momento de exfoliar para eliminar las células muertas de la superficie de la piel, dejándola tersa y suave. Aplica el exfoliante sobre el cuerpo húmedo con movimientos circulares y luego enjuaga.
  • Inicia la hidratación en la ducha. Con el cuerpo limpio y exfoliado, pero aún en el baño, aplica aceite natural corporal de tu elección. Pásalo por todo el cuerpo, excepto la cara, con un movimiento circular. Una vez hecho esto, enjuaga.
  • Más hidratación. Finalmente, aplica un aceite para masajes en las manos y frota para que se caliente. Masajea con movimientos circulares las regiones deseadas de tu cuerpo excepto el rostro. También puedes aplicar de 1 a 2 gotas directamente en las piernas y pies y esparcirlo hasta los tobillos.
  • Tranquilidad. No es solo el cuerpo el que necesita relajarse. Tómate el tiempo de meditar después de este ritual de cuidados. Disfrutar un momento solo para ti, te ayudará a sentirte mejor y con más energía. Incorpora esta práctica a tu vida diaria.