Flor Rojas tiene su bodega en San Martín de Porres hace 25 años. Foto: Britanie Arroyo
Flor Rojas tiene su bodega en San Martín de Porres hace 25 años. Foto: Britanie Arroyo

POR: FRANCESCA BRAVO

. Cuando Flor Rojas Anhuamán (53) habla de su bodega ‘Flor’ se escucha un profundo cariño y agradecimiento. Se refiere a ella como si fuese una de sus tres hijas, la mantiene arregladita y limpia.

“Mi bodega es mi vida. Así como a tu hija la quieres tener bien peinadita y cambiadita, así también la trato. Por ello, cuando llegan las fechas especiales, como Halloween o Navidad, la decoro. Siempre la estoy arreglando y manteniendo surtidita”, dice orgullosa.

Esta mamita, enfermera técnica, llegó de su natal Trujillo (La Libertad), con su esposo policía, que en ese entonces fue destacado a la capital.

Ambos llegaron a San Martín de Porres con su primera hija en brazos. Mientras su marido se iba a trabajar, doña Flor cuenta que se quedaba sola en el hogar.

“Yo quería hacer algo sin salir de casa, así que empecé a vender marcianos. Luego, fueron llegando más familias al barrio y me di cuenta de que en esa zona faltaba una bodega. Cogí 200 soles y compré algunas cositas. Ya son 25 años desde que comencé”, recuerda.

Hoy, su tienda ofrece abarrotes, verduras, frutas, carnes, pollo y hasta vende productos de bazar, perfumería y regalos.

EN CONFIANZA

Además, esta pujante comerciante se esmera en aprenderse los nombres de sus clientes para que ellos se sientan en confianza, y agrega que siempre los atiende con una sonrisa en los labios.

“Yo le debo mucho a mi bodega. Gracias a ella he podido darle educación a mis hijas, construir mi casa, ahorrar y hasta entretenerme. Incluso, por la pandemia me actualicé y me adapté al pago digital y al servicio por delivery. Todo lo mejor para mis clientes”, señala muy entusiasta esta madre coraje.b



+datosAprovecha las fiestas de fin de año para fidelizar a tu clientela. Realiza pequeños sorteos o entrega algún detalle a tus compradores más frecuentes.

FOTO: BRITANIE ARROYO