Todo entra por los ojos y cuando se trata de vender, Verónica Ventocilla Villalva (38) ha demostrado ser una trome acomodando muy bien sus productos para mostrar, en forma ordenada y sobre todo limpia, lo que tiene en su tienda ‘Bodega Yudith’, en Santa Anita.

Con solo entrar a su local, la gente se emociona al ver los anaqueles llenos de productos organizados por el tipo de alimento y forma de presentación.

Las latas, los sobres, los paquetes y hasta los productos a granel tienen el lugar específico y preciso para ser vistos por lo clientes que de pronto recuerdan que deben llevarlos a casa.

“Me gusta tener todo ordenado, porque así sé dónde está cada cosa y puedo manejarme rápido en el mostrador”, señala esta ama de casa, madre de dos hijas y pujante bodeguera, quien cuenta que sus clientes pueden encontrar en su tienda hasta una aguja.

ARTE PARA VENDER

Para Ventocilla Villalva vender es un arte y ella siente que nació para esto. “Cuando llegué a Lima desde Junín, trabajé en una bodega y un día la dueña me dijo: “Verónica, tienes arte para vender”, eso se me quedó en la mente y decidí abrir mi local. Recuerdo que lo hice gracias a mis ahorros y un préstamo que me hizo mi cuñado”, cuenta esta hija de La Incontrastable.

Hace poco añadió a su oferta la venta de verduras frescas y destaca que empezó también con la venta por delivery. “Todo lo desinfecto muy bien antes de ofrecerlo a mis clientes”, agrega.

SEGURIDAD

Ella también cumple con las medidas de prevención contra el coronavirus. Antes de pasar a su local, sus clientes pisan una bandeja con desinfectante, se les proporciona alcohol en gel, y aún así no pueden tocar los productos.

“Yo desinfecto los pisos de mi tienda con agua y lejía. Incluso las monedas que entrego ya pasaron por alcohol”, insiste esta valiosa emprendedora que abrió su local en el 2003 y ahora, pese a la crisis sanitaria, sigue teniendo éxito en la zona.

ORGANIZA BIEN TUS PRODUCTOS

  • Si has reducido el espacio de tu bodega debido a la crisis por la pandemia, tienes que aprovechar esa nueva zona. Muestra tus anaqueles con productos y coloca letreros con el precio.
  • Al alcance de tus clientes tienen que estar los antojitos como: galletas, chicles, chocolates y una variedad de snacks. Renuévalos una vez a la semana para que tu vitrina se vea diferente.
  • Los productos de primera necesidad no deben estar en la primera línea de exhibición. Estos salen solos a la venta.
  • Las frutas y verduras sí deben estar a la vista del cliente, pero no a su alcance porque solo tú los puedes manipular.

¿CÓMO VENDER MÁS?

  • Una excelente manera de lograr esto es ofreciendo el servicio de delivery.
  • Pregunta al cliente si desea algo más para llevar. Frecuentemente esto ayuda a recordar aquellos productos que necesita, pero había olvidado.
  • Ofrécele productos relacionados a su compra.
  • Una técnica adicional es crear promociones para incentivar la compra de más productos o de mayor tamaño.