| Yeni Ortiz es una señora de las cuatro décadas que jamás se dejó vencer por los obstáculos que la vida le puso en el camino. “Me caí y levanté por mi familia”, dice la aguerrida mujer que pasó por muchas situaciones difíciles, pero no decayó en su intento por mantener vigente su tiendita ‘Market Ortiz’, en el corazón de Ate. Su negocio lo abrió cuando apenas tenía 20 años.

Resulta que ella trabajó como empleada en esa tienda y con el tiempo los dueños dejaron el negocio y le traspasaron los estantes, por lo que decidió seguir alquilando el local. Era muy jovencita.

“Yo llenaba los estantes con mercadería, cambié el nombre de la tienda en honor a mis padres y empecé a vender”, recuerda con entusiasmo, aunque de pronto su rostro entristece cuando vienen a su mente los duros momentos que llegaron después.

GOLPE

Su padre enfermó de gravedad, cerró por dos meses la tienda para asistirlo en casa y cuando este, ‘gracias a Dios’, empezó a mejorar, no tenía capital para reflotar su emprendimiento.

“Por un momento pensé en ‘tirar la toalla’ y no volver a abrirla, no me sentía con las ganas de hacerlo. Felizmente, mi padre se levantó y eso me ayudó a replantear mi idea. Me organicé y regresé con más fuerza y nuevas metas. Me reconforta haber continuado, soy feliz vendiendo”, refiere Yeni.

Gracias a este negocio pudo darle educación a sus cuatro hermanos menores, velar por sus padres y comprarse un terrenito. Además, se casó y pronto espera agrandar la familia.

INNOVACIÓN

‘Market Ortiz’ aún no tiene implementado el delivery, pues antes necesita organizarse bien para dar un buen servicio.

“A algunos de mis fieles clientes, principalmente adultos mayores, antes de la cuarentena les daba mi número telefónico para que hicieran sus pedidos. Alistaba sus bolsas con los productos y se los llevaba. He visto que muchas tiendas han implementado ese servicio, no me quedaré atrás y también haré delivery, pero autorizado, porque quiero hacerlo bien y con todas las medidas de protección sanitaria correspondientes”, dice esta pujante mujer huanuqueña.

EL DELIVERY, UN SERVICIO DE MODA

Jorge Luis Ojeda, de la facultad de Negocios EPE de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), aconseja a los dueños de bodegas adaptar sus negocios a este nuevo mundo. Aquí unos tips:

  • Amabilidad al tomar los pedidos. Deberán responder las dudas y consultas de los clientes a la brevedad posible, esto es muy valorado por las personas.
  • Rapidez para entregar los despachos. Hay que tratar de hacerlo, sin exponernos mucho. Para ello, atiende los pedidos según orden de llegada.
  • Diversos modos de pago. Para agilizar los procesos, los pagos se pueden hacer, por ejemplo, a través de un POS, transferencia bancaria o aplicativo digital como Yape.
  • Seguir los protocolos de prevención e higiene. No solo para proteger a los clientes, sino también a las personas que trabajan en la tienda.
  • Promocionar el servicio. Informar a los clientes o también se puede poner un cartel en la puerta con el número de WhatsApp para los pedidos.

CUANDO TUS PROVEEDORES LLEGUEN A TU TIENDA:

  1. Mantener una distancia de 2 metros cuando te dejen productos. Usa tu mascarilla y que ellos la tengan también.
  2. Desinfecta los productos que lleguen a tu tienda.
  3. Al momento de descargar los productos, pide que te los dejen en alguna superficie de tu tienda, como un sector del piso, anaquel o repisa, para así respetar el distanciamiento físico.
  4. Si vas a recibir una factura y/o pagarle con efectivo a tu proveedor, usa guantes o bolsas en las manos para evitar el contacto directo.
  5. Luego de atender a tus proveedores lávate las manos con agua y jabón.