Imagen del periodista Mirwais Heidari Haqdoost en un programa de televisión de Afganistán. (Captura de video/Twitter).
Imagen del periodista Mirwais Heidari Haqdoost en un programa de televisión de Afganistán. (Captura de video/Twitter).

Mirwais Heidari Haqdoost, un presentador de televisión, apareció rodeado por talibanes armados con fusiles en . Las imágenes fueron transmitidas en un programa local y retransmitido a través de YouTube.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

Según informaron medios internacionales, la historia de Heidari Haqdoost se conoció mediante Twitter por el periodista Kian Sharifi. “Con combatientes armados talibanes detrás de él, el presentador del programa de debate político Peace Studio de la televisión afgana dice que el Emirato Islámico (el nombre preferido de los talibanes) quiere que el público “coopere con él y no debe tener miedo”.

El programa televisivo se llama Pardaz y el pasado 29 de agosto recibió la visita de un dirigente talibán, que llegó acompañado por siete hombres fuertemente armados.

Muchos han preguntado si el presentador, Mirwais Heidari Haqdoost, está bien. Parece estar bien a juzgar por el hecho de que anoche presentó un nuevo episodio del programa hablando de las secuelas de la salida de Estados Unidos de Afganistán”, comentó Sharifi en Twitter.

Talibanes deben gobernar

Tras celebrar la salida de las tropas estadounidenses, los talibanes comenzaron este miércoles a abordar la enorme tarea de gobernar uno de los países más pobres del mundo, que aún no sabe qué esperar de ellos.

Los talibanes esperaban que los últimos soldados extranjeros abandonaran Afganistán para anunciar la composición de su gobierno, algo que ocurrió el lunes, poco antes de la medianoche, cuando los últimos militares estadounidenses salieron del país.

Esta retirada, que el presidente estadounidense, Joe Biden, defendió firmemente el martes, puso fin a una guerra de 20 años desencadenada por la intervención de una coalición internacional liderada por Estados Unidos para expulsar a los talibanes del poder tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Los talibanes han expresado su deseo de formar un “gobierno representativo”. Para la comunidad internacional, el cumplimento o no de este compromiso será una primera señal de cuánta confianza se puede depositar en ellos.

Desde que tomaron el poder el 15 de agosto, tras una campaña militar cuya rapidez y eficacia sorprendió a Occidente, han intentado presentar una imagen de apertura y moderación.

Pero muchos afganos y líderes extranjeros no creen en sus promesas y temen que se repita el régimen fundamentalista que pusieron en práctica cuando gobernaron el país entre 1996 y 2001.

Durante esos años impusieron una versión muy rigurosa de la ley islámica. A las mujeres no se les permitía trabajar ni estudiar y los ladrones y asesinos se enfrentaban a terribles castigos.

La mayoría de los países han advertido que juzgarán a los nuevos gobernantes por sus actos. Estados Unidos está dispuesto a “trabajar” con los talibanes, pero “hay que ganarse la legitimidad y el apoyo”, advirtió el lunes el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Con información de AFP.

VIDEO RECOMENDADO

Talibanes celebran su victoria tras la salida de EEUU de Afganistán