La familia del expresidente de Carlos Menem denunció que, mientras el político se encontraba convaleciente en el hospital en el que falleció el pasado domingo a los 90 años, alguien robó de su propio domicilio el anillo que el peronista portaba desde hace décadas.

El abogado Diego Storto presentó una denuncia por hurto y se presentó como querellante en la causa junto a Zulemita, la hija del exmandatario, según confirmó el propio letrado en declaraciones a Efe.

La investigación apunta a que el anillo sustraído, una pieza de oro con una piedra de ónix con los nombres grabados de sus cuatro hijos, habría ocurrido en diciembre pasado en su domicilio del barrio de Belgrano de Buenos Aires, mientras estaba internado en el Sanatorio Los Arcos.

El abogado confirmó que en el marco de la causa judicial, que tramita una fiscalía de la capital argentina, ya declararon 15 personas, entre enfermeros, asistentes y empleados del expresidente. El anillo era una réplica del que Menem había extraviado en 1989.

El veterano político, que era senador desde 2005 y arrastraba fuertes achaques de salud desde hace tiempo, guardaba mucho cariño al anillo, porque se lo había regalado su padre respetando una tradición familiar árabe, ya que Menem era hijo de inmigrantes sirios.

En las imágenes del político durante su presidencia y después era habitual verlo con la joya, que era una réplica realizada tras la pérdida del original.

La familia se dio cuenta de la desaparición del anillo después de que Menem pidiera, cuando estaba internado, que le llevaran sus anteojos, ya que quería ver un partido de fútbol.

Es así que cuando le acercaron los estuches con los anteojos desde su domicilio, notaron que la joya no estaba, ya que la solía guardar en su interior.

El abogado Storto descartó cualquier tipo de conexión familiar y con los colaboradores de Menem de toda la vida, y se está poniendo la mira sobre empleados de los últimos tiempos.

Fuente: EFE