Los clientes tienen la oportunidad de jugar con un cachorrito. (Instagram Collies & Co)
Los clientes tienen la oportunidad de jugar con un cachorrito. (Instagram Collies & Co)

Un café de ha alcanzado fama mundial, debido a que le proporciona a sus clientes tiernos cachorros, en su mayoría de raza Border Collie, para que puedan jugar con ellos y acariciarlos, mientras consumen en su local. El hecho se conoció mediante Internet y la noticia se volvió viral.

Se trata del establescimiento ‘Collies & Co’, de la ciudad de Queensland, que como parte de su sevicio le ‘presta’ a los comensales un perrito Border Collie.

En realidad, para poder jugar con los cachorros, los clientes deben presentarse en tres horarios: 7 y 10 de la mañana, así como a la 1 de la tarde, por el lapso de una hora.

Ver esta publicación en Instagram

We would like all our guests to be as happy as Elodie here 🥰 Follow these easy steps ~ 1. Reserve a table at www.colliesandco.com.au/reservations and read the page *carefully to understand when the puppy sessions are. 2. Arrive at your booking time, please not earlier as there will more than likely be a family just finishing up on your table, and if you are running a bit late please let us know. Upon arrival check in with the manager (the one with the iPad permanently attached to them) and they will show you to your table, just FYI tables are booked in the system automatically and the “best” seats book first, 3. Choose a group allocation ticket for your puppy session, there are 5 groups per session and each group is 15 minutes long. Please take one ticket per person, and please only one, double dipping and multiple sessions mean other families may miss out 😕 4. Be kind to our staff, we run these puppy sessions purely to share the joy of dogs with you all ❤️ And have fun! @clairelstanford

Una publicación compartida por Collies & Co. (@colliesandco) el

Estos cachorros son criados en los refugios de Zaryliam Border Collies y Animal Rescue Queensland y el fin de permitir que el público pueda jugar con ellos, es que puedan socializar para cuando sean adoptados.

Una vez que el local se llena, ya no se permite el ingreso de más clientes hasta que termina la sesión de jugar con los dulces perritos.

Dos enfermeras veterinarias se encargan de monitorear estas sesiones y observan de cerca que los cachorros no muestren ningún sigho de estres ni fatiga.

Los propietarios del local revelaron que tuvieron esta idea con el fin de mezclar sus grandes pasiones, administrar su restarurante y criar cachorros de raza Border collie.

tags relacionadas