Según documentos históricos de la corte imperial japonesa la última vez que los cerezos retoñaron antes de tiempo fue en 1409. Desde esa fecha el florecimiento se ha dado puntualmente todos los años, hasta este 2021 (Foto: Víctor Escribano/EFE)
Según documentos históricos de la corte imperial japonesa la última vez que los cerezos retoñaron antes de tiempo fue en 1409. Desde esa fecha el florecimiento se ha dado puntualmente todos los años, hasta este 2021 (Foto: Víctor Escribano/EFE)

La floración de cerezos es uno de los eventos naturales más importantes en por que marca el inicio de la , después del crudo . Históricamente las flores comienzan a brotar en marzo, pero el punto más álgido de ebullición se da del 4 al 16 de abril. Sin embargo, este año la plenitud del afloramiento se adelantó, llegó el 26 de marzo y duró hasta este 5 de abril. Una que vino 12 días temprano.

MIRA: Hidrógeno verde: la energía del futuro que busca combatir el cambio climático

Este acontecimiento ocurrió por primera vez en 1.200 años. La llegada precoz de la temporada de cerezos sorprendió a los japoneses. El afloramiento rosa fue más notorio en Kioto, donde tradicionalmente se practica el Hanami (la observación de los brotes rosas). La primavera se adelantó en Japón, una primavera inusualmente cálida para el país.

La deforestación para construir carreteras y urbanizar los campos japoneses ha aportado un calentamiento de 1.1 ° C. De acuerdo a los estudios de Science Alert, días antes de la floración se registró un calentamiento climático regional de 2.2 ° C.

Explicación

Según documentos históricos de la corte imperial japonesa la última vez que los cerezos retoñaron antes de tiempo fue en 1409. Desde esa fecha el florecimiento se ha dado puntualmente todos los años, hasta este 2021. El científico climático, Micheal Mann, explica que por muchos años las afloraciones de los cerezos son utilizados para medir el incremento en las temperaturas, como un termómetro natural del calentamiento global.

El profesor de ciencias ambientales en la Universidad de la Prefectura de Osaka, Yasuyuki Aono, advierte que la temprana floración es un indicio claro del cambio climático. Aono es un estudioso especializado y lleva un registro de base de datos de las floraciones a lo largo de los siglos.

De acuerdo a los datos internacionales de la Organización Meteorológica Mundial, en el 2020 las temperaturas globales estuvieron entre las más altas y compitieron con las temperaturas registradas en el 2016, año que fue catalogada como la más calurosa de la historia.

“A medida que aumentan las temperaturas, el inicio de la floración es más temprano”, señaló Aono.

El doctor Lewis Ziska, de Ciencias de la Salud Ambiental de la Universidad de Columbia coincide con Aono y sostiene que, a medida que las temperaturas globales se calientan la floración se adelanta. El profesor, Amos Tai, de ciencias de la tierra en la Universidad China de Hong Kong, agrega que la floración temprana es solo la punta del iceberg de un fenómeno mundial que podría desestabilizar los sistemas naturales y las economías de los países.

No solo en Japón

El adelanto de floración de los cerezos no se limita sólo a Japón, los plantones que hay en la Cuenca Tidal de la ciudad de Washington también florecieron antes de tiempo. Según el Servicio de Parques Nacionales, la fecha de máxima de floración de los cerezos de Washington eran los 5 de abril de cada año, pero este 2021 se anticiparon casi una semana, el 31 de marzo.

El profesor Tai advierte que los efectos del cambio climático no se limitan a estas flores, muchas otras plantas también están experimentando cambios en su ciclo vital y pueden tener una influencia aún mayor en la estabilidad de sus ecosistemas.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR