Las momias de San Bernardo (Foto: @Colombia_Hist)
Las momias de San Bernardo (Foto: @Colombia_Hist)

San Bernardo es un pueblo pequeño ubicado en Cundinamarca (), que se caracteriza por tener los cadáveres de sus fallecidos convertidos en momias de manera natural, un fenómeno inexplicable desde hace más de 50 años.

MIRA: Carlos Ezeta Gómez pidió disculpas por meterle un puñetazo a congresista: “Sentí un impulso, no estuvo bien”

“Este cementerio está desde 1956. Por ahí en el 63, 64, cuando empezaron a sacar cuerpos para exhumaciones, comenzaron a aparecer secos. Al principio no le tomaron mucha importancia. Pero los cuerpos siguieron saliendo y saliendo y saliendo y entonces ya como que la gente se concientizó de que aquí había algo diferente”, contó la guardiana del cementario, Dora Cilia Monroy, al diario colombiano El Tiempo.

El cementerio de San Bernardo se construyó en 1956. Recién entre 1963 y 1964 se comenzaron a exhumar algunos cuerpos. Pero nadie le tomó importancia hasta 1974. A partir de esa fecha se han detectado que de 350 cuerpos se momificaron de manera natural.

Tantos fueron los cuerpos momificados que la alcaldía de la zona decidió, en el 2004, crear un museo para albergar los cadáveres que sufrían de aquel extraño y misterioso fenómeno.

Actualmente la entrada cuesta 3000 pesos colombianos (aproximadamente tres soles) y tiene en exhibición 14 cuerpos exhumados y momificados naturalmente para las personas que deseen hacer el recorrido de 10 minutos.

Momias bebés de San Bernardo (Foto: @PilasConEso)
Momias bebés de San Bernardo (Foto: @PilasConEso)

Según contaron los participantes y las personas que custodian el lugar al diario El Tiempo, al entrar al museo se siente un aire frío extraño y una paz singular. Se dice que el fenómeno de los muertos momificados sucede por el clima, los 23 grados y las sales de la tierra, que permiten su conservación; sin embargo, no hay nada comprobado.

A diferencia de la embalsamadas momias egipcias, estos cuerpos colombianos se secan naturalmente, sus pieles se tornan color blanco, café, beige, marrones claros, entre otros. La descomposición no sigue su curso, conservan sus peinados, sus rostros y sus extremidades.

Aunque parezca un fenómeno extraño, es mucho más común de lo que las personas creen. Los científicos han demostrado que no solo sucede en el Pueblo de San Bernardo.

En otras partes del mundo también han ocurrido este tipo de episodios. En Guanajuato, México, se encuentra la colección de momias más grande del mundo llamada “El panteón de Santa Paula”, donde debido a las tierras secas y minerales del suelo.

Por otra parte, en Italia, este fenómeno es tan normal que hay una ley que dice que si el cuerpo de una persona se momifica naturalmente debe ser desenterrado y vuelto a sepultar con químicos que descompongan el cadáver.

Los científicos explican que este proceso de momificación requiere de ambientes muy calientes, muy secos o extremadamente fríos; sin embargo, esta situación no se vive en San Bernardo. El clima del pueblo colombiano es templado y sin características que permitan esta formación.

Por esa razón, muchos devotos de estas momias afirman que los alimentos del pueblo son los que causan este fenómeno. La Guatila, una planta trepadora de propiedades medicinales que se consumen en sopas o tortas y el Balú, un frijol gigante que se utiliza en los dulces, jugos o como acompañamiento, serían los responsables de la momificación.

VIDEO RECOMENDADO

Albañiles son virales por construir habitación sin puerta y su reacción al darse cuenta. (TikTok)

TE PUEDE INTERESAR