Un enfermero, que recibió dos dosis de la vacuna rusa Sputnik V, falleció de el lunes en Rosario en Argentina. La noticia fue anunciada por sus compañeros, que también denunciaron las malas condiciones en las que trabajan y la falta de personal en el Hospital Roque Sáenz Peña.

Según informa el medio , Rubén Bentos, que era insulinodependiente, falleció de coronavirus. Tras detectarse su enfermedad, fue internado de emergencia en el Hospital Intendente Gabriel Carrasco y luego trasladado al Hospital de Emergencias Doctor Clemente Álvarez.

Bentos ya había recibido las dos dosis de la vacuna Sputnik V, informaron sus compañeros. “Nada de esto se visibiliza y nos seguimos muriendo”, dijo la enfermera Gabriela Cáceres.

La enfermera dijo que su compañeros era “una persona con gran empatía”. “Hoy nos toca despedir a un compañero más, Rubén Bentos, con mucha tristeza y angustia. Era un gran compañero, supervisor del área, entró por concurso. Hacía más de veinte años que trabajaba en salud pública. Trabajó primero en el Carrasco y hace cinco años pasó al Roque. Era una persona con gran empatía”, indicó.

Además, Cáceres aclaró que Bentos era “un adulto mayor con comorbilidades, era insulinodependiente. Tenía las dos vacunas pero no por eso estaba libre de tener la enfermedad. Sabemos que las vacunas solo disminuyen la mortalidad”.

Por otro lado, los trabajadores denunciaron malas condiciones y falta de personal durante la pandemia en el Hospital Roque Sáenz Peña, donde compartieron tiempo con Bentos.

Hace mucho que venimos reclamando mejores condiciones de trabajo. No queremos ser aplaudidos, no nos sirve, queremos que nos cuiden”, puntualizó Cáceres.