El personal de seguridad monta guardia frente al Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan mientras los miembros del equipo de la Organización Mundial de la Salud que investigan los orígenes del coronavirus realizan una visita el 3 de febrero de 2021. (Foto: Hector RETAMAL / AFP)
El personal de seguridad monta guardia frente al Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan mientras los miembros del equipo de la Organización Mundial de la Salud que investigan los orígenes del coronavirus realizan una visita el 3 de febrero de 2021. (Foto: Hector RETAMAL / AFP)

Una investigación periodística revela que la pandemia del COVID-19 habría podido ser controlada a tiempo y evitado una catástrofe si el Instituto de Virología de Wuhan -señalado como uno de los lugares donde se pudo originar el coronavirus- y el gobierno de China no hubiesen obstaculizado la entrega de muestras del nuevo patógeno SARS-CoV-2 a científicos estadounidenses.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

A finales de enero del 2020, cuando el virus comenzaba a infectar a cientos de personas en Wuhan, los científicos del Laboratorio Nacional de Galveston en Texas buscaron acceso al patógeno y se comunicaron a través de correos electrónicos con sus colegas del Instituto de Virología de Wuhan -a quienes habían capacitado-, pero solo encontraron renuencia.

Según el diario , que obtuvo estos correos electrónicos, el Laboratorio de Galveston, afiliado al gobierno de Estados Unidos, aguardó por días los solicitado, mientras un especialista de Wuhan que vigilaba la transferencia del virus informaba poco progreso en un proceso que parecía obstaculizado. Esta lentitud respondería a las trabas burocráticas del régimen chino.

La información detalla que China renunció a compartir el material durante los primeros días de pandemia, según señalaron expertos con conocimiento sobre los archivos. Asimismo, la lenta respuesta fue un punto de inflexión cuando se pedía actuar con inmediatez para evitar el brote de la enfermedad.

Para el entonces director del laboratorio de Texas, James Le Duc, las demoras apuntaban a desprestigiar la posición internacional de China y limitar de material a los científicos para sus propios estudios.

“Estás en una posición muy desafiante y estás haciendo un gran trabajo. Sin embargo, recomendaría que organice e implemente rápidamente una forma de compartir los aislamientos de [virus] de referencia”, escribió Le Duc en un correo electrónico del 22 de enero a Yuan Zhiming, director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad en el Instituto de Virología de Wuhan.

“Con casos que ocurren fuera de China, otros pronto tendrán sus propios aislamientos y China habrá perdido la oportunidad de liderazgo. Y si comienzan a aparecer publicaciones científicas de investigadores chinos sin que el mundo tenga acceso independiente a una cepa, es probable que China sea muy criticada”, proseguía el mensaje.

China ha sido acusada de encubrir el verdadero origen del COVID-19 meses después de haber iniciado la pandemia.

En agosto, la investigación sobre los orígenes del COVID-19 “está en un punto muerto” y es urgente retomarla, ya que cuanto más tiempo pase más difícil será concluirla, advirtieron expertos en un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La investigación sobre los orígenes del virus SARS-CoV-2 está en un momento crítico” y “la ventana para llevar a cabo esta investigación crucial se está cerrando rápidamente” explicaron en una tribuna publicada por la revista Nature.

China rechazó el 13 de agosto el llamado de la OMS para que se llevara a cabo una nueva investigación en Wuhan.

Joe Biden culpó a China del coronavirus

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a China de reservarse “información crucial” sobre los orígenes de la pandemia de COVID-19, tras conocerse un informe de los servicios de inteligencia que no resuelve la cuestión del surgimiento del virus.

“Existe información crucial sobre los orígenes de esta pandemia en China, pero desde el principio los funcionarios del gobierno chino han trabajado para evitar que los investigadores internacionales y miembros de la comunidad de salud pública mundial accedan a ella”, dijo Biden en un comunicado.

“Hasta el día de hoy, China sigue rechazando los llamamientos a la transparencia y reservándose información, incluso cuando el número de víctimas de esta pandemia sigue aumentando”, agregó el mandatario.

En reacción, la embajada de China en Washington acusó a los servicios de inteligencia estadounidense de “manipulación política”.

Con información de AFP.

VIDEO RECOMENDADO

COVID-19: Los vacunados tienen 11 veces menos probabilidades de morir a causa del virus
Así lo indica un estudio en Estados Unidos para medir la eficacia de las vacunas y publicado este viernes por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La fórmula de Moderna resultó ser la más efectiva frente a la variante delta.