Animales exóticos o salvajes en las grandes ciudades del mundo solo se veían en parques nacionales o zoológicos. Sin embargo, la llegada de la pandemia del (COVID-19) borró a los humanos de las calles por la necesidad de cumplir una estricta cuarentena, mientras los animales aprovechan el momento.

El trajín del día a día, la rutina de ir al trabajo, al centro de estudios o ir compras, salir a divertirse con la familia o amigos, todas esas cosas cotidianas quedaron de lado. Las calles que un día lucieron abarrotados de gente, hoy lucen vacías.

Más de 3.600 millones de personas en todo el mundo, es decir un 46,5% de la población del planeta, están confinadas. Casi la mitad del globo cumple cuarentena por la pandemia del coronavirus.

Esto ha provocado cambio en los hábitos de las ciudades, pero también ha provocado que algunos animales salvajes se animen a salir a las calles de las grandes ciudades para trasladarse de un lugar a otro, algo antes inimaginable.

Al menos eso era poco probable. La población humana expandió sus dominios y arrinconó a la flora y fauna para aprovechar los espacios en beneficio propio. Hoy, la naturaleza se cobra una pequeña revancha.

Animales como jabalíes, gansos, monos, leones marinos, chacales, cabras, ciervos y hasta pavo real se han visto caminando sobre el asfalto de ciudades hoy fantasmales.