Insólito. Empleados de uno de los hospitales más importantes de Estados Unidos preparan una demanda contra su empleador porque no quieren que les impongan que se vacunen contra el (COVID-19).

Mientras en varios países del mundo las personas claman por las vacunas contra el COVID-19, más de un centenar de trabajadores del hospital Houston Methodist están en contra de vacunarse y también del ultimátum que recibieron de inocularse hasta el lunes, de lo contrario serían suspendidos o despedidos.

Son 117 trabajadores que consideran ilegal la medida que ha tomado el nosocomio y aclaran que no son antivacunas.

“No estamos contra la vacuna. Simplemente queremos estar más a gusto y contar con más investigación antes de inocularnos”, dijo la enfermera Jennifer Bridges hace unas semanas.

En una nota interna, el hospital informó que los recalcitrantes serán suspendidos sin recibir paga y luego despedidos si persisten en desacatar la orden.

En una red social, Bridges instó a la opinión pública a expresar apoyo a su causa en su última jornada de trabajo en el campus de Baytown, cerca de Houston.

Varias decenas se desplazaron al lugar al atardecer.

Entre ellos se contaba Kerry Richard, una residente de la ciudad de unos 40 años. “Fui enfermera y también perdí mi trabajo por ser fiel a mis convicciones y no usar máscara ni visera”, dijo.

“Debía venir a apoyar a mis colegas librepensadores”, dijo a la AFP.

“Nos enorgullece informar que casi el 100% de nuestros 26.000 empleados tomó la decisión correcta con la sagrada misión de proteger a nuestros pacientes”, dijo Houston Methodist en un comunicado.

“Es una pena que el paso de ayer para hacer del Houston Methodist el hospital más seguro del país haya sido eclipsado por algunos empleados descontentos”.

Houston es una de las capitales mundiales de la medicina gracias a su Texas Medical Center, un distrito de la ciudad que concentra hospitales y universidades. Más de 106.000 personas trabajan allí y unos 10 millones de pacientes son atendidos cada año.

Irónicamente, un estudio de diciembre pasado realizado por la fundación Kaiser Family entre 1.676 adultos indicó que el 29% de quienes trabajan en el sector médico no deseaban vacunarse o no lo harían.

Con información de AFP