El Reino Unido se convirtió el martes en el primer país de Europa en superar las 100.000 muertes por , lo que confirma la magnitud de la crisis sanitaria en este país que tiene puestas todas sus esperanzas en una campaña masiva de vacunación.

Enfrentado a una despiadada tercera ola de infecciones desde el descubrimiento en diciembre de una variante del coronavirus en el sur de Inglaterra entre 30% y 70% más contagiosa, el país no deja de batir tristes récords.

En las últimas 24 horas se registraron 1.631 nuevas muertes confirmadas por COVID-19, lo que lleva el balance total desde el inicio de la pandemia a 100.162 fallecidos, según datos del ministerio de Sanidad.

El pasado miércoles, el país había registrado 1.820 nuevas muertes, su peor resultado diario desde el inicio de la pandemia. Y pese a que todo el país está completamente confinado, con las escuelas cerradas, desde hace semanas los números descienden con mucha lentitud y los hospitales siguen desbordados frente al aumento de pacientes con síntomas graves.

Mis pensamientos están con todas y cada una de las personas que han perdido a un ser querido: detrás de estas cifras desgarradoras hay amigos, familias y vecinos”, afirmó el ministro de Sanidad, Matt Hancock, antes de una rueda de prensa del primer ministro Boris Johnson.

Sé lo duro que ha sido el último año, pero también sé lo fuerte que es la determinación de los británicos y lo mucho que nos hemos unido para superar esto”, agregó.

En el país más castigado de Europa por la pandemia, el gobierno de Johnson ha sido duramente criticado desde el inicio de la crisis sanitaria por sus políticas erráticas.

Fuente: AFP