El Parlamento de Chile aprobó este viernes un popular proyecto que permite retirar por tercera vez desde que comenzó la pandemia del coronavirus el 10 % de los fondos de pensiones, una medida que cuenta con el apoyo en bloque de la oposición y parte del oficialismo, pero con el total rechazo del Gobierno.

Con 119 votos a favor, 17 en contra y 3 abstenciones, los parlamentarios dieron luz verde a un proyecto que busca ayudar a la castigada clase medie chilena a capear la crisis económica provocada por la pandemia, que ya deja 1,15 millones de infectados y más de 25.500 decesos.

“El pueblo de Chile se siente abandonado por el presidente y por el Gobierno”, dijo durante el debate el diputado socialdemócrata Raúl Soto.

Para el oficialista Eduardo Durán, de Renovación Nacional (RN, centro derecha), “estamos en un momento en que todos debemos ponernos a disposición de lo que el país demanda”.

El tercer retiro fue impulsado por la oposición y parte del oficialismo bajo el argumento de que los 18.000 millones de dólares anunciados por el Gobierno para ayudas sociales durante la pandemia son insuficientes y “no están llegando a la población”.

Pese a ser uno de los países con más población vacunada del mundo, Chile atraviesa el peor momento de la crisis sanitaria con una segunda ola que obligó a imponer cuarentenas masivas y que está suponiendo el final de miles de negocios que habían logrado salvarse del encierro de 2020, año en el que el PIB nacional sufrió una caída del 5,8 %.

“Hipoteca pensiones futuras”

El Gobierno del conservador Sebastián Piñera interpuso esta semana un requerimiento al Tribunal Constitucional para tratar de frenar la iniciativa legislativa, cuya entrada en vigor queda por tanto en el aire hasta que la corte se pronuncie sobre su viabilidad a partir de la semana que viene.

Para el Ejecutivo, el retiro es inconstitucional porque hipoteca el futuro de los chilenos y dejaría sin ahorros previsionales a casi 5 millones de personas.

El subsecretario general de la Presidencia de Chile, Máximo Pavez, reconoció que la votación de este viernes fue “contundente”, pero que el tono del debate no fue el “adecuado” y aseguró que “la oposición contribuye muy poco a la construcción de un diálogo democrático”.

“No vamos a renunciar al establecimiento de medidas, siempre y cuando estén dentro de la Constitución”, agregó Pavez, quien afirmó que el Ejecutivo no va a dar marcha atrás en su batalla judicial y estudia nuevas medidas sociales.

Si el Tribunal Constitucional rechaza el recurso del Gobierno, la vigencia del retiro depende de la promulgación de Piñera; mientras que si acepta el requerimiento, habría que esperar a que emita una resolución final.

De declararlo constitucional, sería la tercera ocasión que se habilita esta medida, después de las dispuestas en julio y diciembre del año pasado, cuando los afiliados al sistema privado de pensiones retiraron más de 36.000 millones de dólares, según datos oficiales.

Replicado en la década de 1990 en buena parte de Latinoamérica y pionero en la capitalización individual, el modelo previsional chileno está fuertemente cuestionado hoy en día por las pírricas jubilaciones que otorga y cada vez son más las voces que piden transitar hacia un modelo más solidario.

Fuente: EFE