Diversas compañías a nivel mundial vienen solicitando autorización a diversos organismos reguladores de la salud para que puedan aprobar el uso de sus vacunas contra el en adolescentes y niños.

La pandemia de nuevo coronavirus ha provocado al menos 3′787.127 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019, según un balance establecido por la agencia AFP.

Desde el comienzo de la epidemia más de 175′191.840 personas contrajeron la enfermedad. La gran mayoría de los enfermos se recupera, pero una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses. Sin embargo, diversos expertos han señalado que las personas de menor edad no conllevan un riesgo severo como ocurre con las personas mayores. La vacunación a menores de edad ha traído controversia, ya que muchos países subdesarrollados luchan por conseguir vacunas para sus poblaciones.

Pfizer - entre 12 y 15 años

Los laboratorios BioNTech y Pfizer anunciaron a fines de marzo que su vacuna contra el coronavirus demostró una eficacia del 100% en jóvenes de entre 12 y 15 años.

Los ensayos de fase 3 llevados a cabo en 2.260 adolescentes en Estados Unidos demostraron una eficacia del 100% y una sólida respuesta de los anticuerpos”, dijeron ambas empresas en un comunicado.

La vacuna de BioNTech/Pfizer se basa en la tecnología ARNm y fue la primera vacuna contra el COVID-19 aprobada en los países occidentales a finales del año pasado.

Pfizer y BioNTech ya han recibido aprobación en países como Estados Unidos, Europa, Canadá, entre otros.

Moderna - entre 12 y 17 años

La empresa de biotecnología estadounidense Moderna anunció a fines del mes de mayo que su vacuna contra el COVID-19 era “altamente efectiva” en adolescentes de entre 12 y 17 años, según los resultados completos de ensayos clínicos.

La vacuna “se mostró como altamente efectiva para prevenir el COVID-19 en adolescentes”, declaró el jefe de Moderna, Stéphane Bancel, citado en un comunicado.

El estudio de Moderna fue hecho con más de 3.700 participantes de entre 12 y 17 años en Estados Unidos, de los cuales dos tercios recibieron la vacuna y un tercio un placebo.

Tras dos dosis, ningún caso de COVID-19 se observó en el grupo vacunado (...) contra cuatro casos en el grupo placebo, lo que resulta en una efectividad de la vacuna de 100% 14 días después de la segunda dosis”, declaró Moderna en su comunicado.

Tras una dosis fue observada una eficacia de 93%, según la empresa.

La vacuna fue “generalmente bien tolerada” y “hasta ahora no fue identificada ninguna inquietud respecto a su seguridad”, precisó. Los efectos secundarios observados fueron los mismos que en los adultos: dolor en el lugar de la inyección, fatiga, escalofríos.

El caso de China

China se prepara para vacunar contra el coronavirus a los niños a partir de los tres años de edad, convirtiéndose así en el primer país del mundo en inmunizar a los más pequeños, anunció el pasado martes un laboratorio farmacéutico.

Un portavoz del laboratorio Sinovac, que produce uno de los tres inyectables autorizados en el país, indicó a la AFP que su inmunizante Coronavac podría distribuirse a los menores.

Se aprobó [el uso de] la vacuna de Sinovac estos últimos días para los tres a 17 años”, declaró a la AFP, sin precisar cuándo se administrarían las primeras dosis.

La farmacéutica finalizó sus pruebas clínicas en niños y adolescentes, cuyos resultados debe publicar la revista británica The Lancet, agregó.

Además de Sinovac (dos dosis), China aprobó el uso de los productos de Sinopharm (dos) y Cansino Biologics (una).

Con información de AFP.