El presidente de Estados Unidos, , autorizó la detención de aquellas personas que destruyan o vandalicen monumentos u otras propiedades federales. Esta medida podría incluir la pena de prisión hasta de 10 años en el país.

He autorizado al Gobierno Federal a arrestar a cualquier persona que vandalice o destruya cualquier monumento, estatua u otra propiedad federal de Estados Unidos hasta con 10 años de prisión en base a la Ley de Preservación del Monumento al Veterano u otras leyes pertinentes”, aseguró a través de una publicación en su cuenta de Twitter.

Esta acción se hace efectiva de inmediato, pero también puede usarse retroactivamente para la destrucción o el vandalismo ya causado. ¡No habrá excepciones!”, agregó.

Trump anunció esta medida luego de que un grupo de manifestantes intentó derribar una estatua del ex presidente de Estados Unidos Andrew Jackson cerca de la Casa Blanca en la noche del lunes, cuando la policía de Washington trataba de dispersar la protesta con gas pimienta.

La palabra “asesino” fue escrita con pintura en spray en la estatua, según un reportero de AFP en el lugar.

Jackson (1829-1837) poseyó más de 500 esclavos durante su vida y fue una figura clave en la reubicación forzosa de casi 100.000 indígenas estadounidenses.

Las protestas antirracismo no han cesado en Estados Unidos en las últimas semanas, producto de una indignación alimentada por la muerte de George Floyd en Minneapolis, Minnesota a manos de la policía.

En ese contexto, varios monumentos que representan a figuras confederadas han sido derribados.

(Con información de AFP).