Efectivos de emergencias y del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil buscan el cuerpo de uno de los inmigrantes subsaharianos que despareció anoche en el naufragio de la lancha neumática en la que viajaba al llegar a la costa de Órzola, en Lanzarote. (Foto: EFE/ Javier Fuentes)
Efectivos de emergencias y del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil buscan el cuerpo de uno de los inmigrantes subsaharianos que despareció anoche en el naufragio de la lancha neumática en la que viajaba al llegar a la costa de Órzola, en Lanzarote. (Foto: EFE/ Javier Fuentes)

Cuatro personas de origen subsahariano murieron en el naufragio de una lancha neumática ocurrido al norte de la isla atlántica española de Tenerife (), entre ellas una mujer embarazada y un niño de ocho años, cuyos cadáveres fueron recuperados entre anoche y este viernes.

Los equipos de emergencia y rescate tienen previsto terminar hoy la búsqueda activa de otro náufrago dado por desaparecido en un principio, después de que las fuerzas de seguridad averiguaran que serían 45 inmigrantes y no 46 los que viajaban en la embarcación, de la que lograron sobrevivir 41 personas.

Ante esta novedad, la búsqueda seguirá, pero de manera pasiva, por lo que se alertará a buques, pescadores y efectivos de seguridad, así como a medios aéreos por si detectan algún cuerpo flotando en la zona.

La lancha partió de la costa de Tan-Tan, al sur de Marruecos. Anoche, fueron rescatados 41 supervivientes, entre ellos 19 mujeres y siete menores de edad, además de recuperarse los cadáveres de tres (dos mujeres y un hombre). La madre y un hermano del niño muerto sobrevivieron.

La ruta migratoria atlántica entre el continente africano y las islas atlánticas españolas de Canarias ha dejado este año más de 90 muertos, según datos de agencias de Naciones Unidas; y unos 850 el año pasado, cuando llegaron 23.000 personas de manera irregular debido a la grave crisis socioeconómica causada por la covid, entre otros motivos.

Fuente: EFE