El proyecto de ley ahora continuará su camino legislativo, enfrentando una votación en el Senado donde también se espera que sea aprobado. (Referencial / AFP)
El proyecto de ley ahora continuará su camino legislativo, enfrentando una votación en el Senado donde también se espera que sea aprobado. (Referencial / AFP)

El Parlamento de España votó el jueves 17 de diciembre para aprobar un proyecto de ley que permitirá para pacientes que padecen enfermedades incurables o condiciones permanentemente insoportables.

MIRA: Polémica por comercial de Santa Claus con COVID en el Reino Unido | VIDEO

El proyecto de ley ahora continuará su camino legislativo, enfrentando una votación en el Senado donde también se espera que sea aprobado. Según el proyecto de ley aprobado por la Cámara Baja, no entrará en vigencia hasta tres meses después de su publicación en el Boletín Oficial.

La ley permitirá a los profesionales de la salud, tanto públicos como privados, asistir a los pacientes que expresen su deseo de morir en lugar de seguir sufriendo “una enfermedad grave e incurable” o de una “condición debilitante y crónica” que la persona considere “insoportable”.

Los pacientes deben pedir morir en cuatro ocasiones diferentes durante el proceso, que puede durar más de un mes. Las dos primeras solicitudes deben hacerse por escrito y presentarse con un intervalo de dos semanas. El paciente debe reafirmar esa solicitud una tercera vez después de consultar con un médico y una cuarta vez justo antes de someterse al procedimiento para terminar con su vida.

El proceso debe ser supervisado por un equipo médico dirigido por un médico y otro médico que actúe como supervisor externo. La ley también permitirá que cualquier trabajador médico se niegue a participar por motivos de fe.

España sigue los pasos de Portugal, vecino de la Península Ibérica, cuyo parlamento aprobó proyectos de ley similares para legalizar el suicidio asistido por un médico y la eutanasia en febrero. Esos proyectos de ley aún no se han convertido en ley y aún podrían enfrentar la resistencia del presidente de Portugal.

La eutanasia, cuando un médico administra directamente medicamentos fatales a un paciente, es legal en Bélgica, Canadá, Colombia, Luxemburgo, Países Bajos y Suiza. En algunos estados de EE. UU., Se permite el suicidio con asistencia médica, donde los pacientes se administran la droga letal ellos mismos, bajo supervisión médica.

Países Bajos

En Países Bajos la eutanasia y el suicidio asistidos está permitido desde el 2002. Estos procedimientos se pueden realizar desde los 12 años, sin embargo, hasta los 18 la persona debe tener consentimiento legal de los tutores, apoderados o padres.

Para que sea posible el médico debe haber informado sobre el pronostico de manera obligatoria, la enfermedad debe causar sufrimiento inaguantable sin posibilidad de mejora. Deben haber dos especialistas en confirmar el diagnostico y en caso sea sufrimiento psicológico interviene un psiquiatra.

Suiza

El suicidio asistido en Suiza está permitido desde 1940 aproximadamente. La eutanasia es un delito, sin embargo, no hay castigo para aquellos que ayuden a otros a morir siempre y cuando sean por razones altruistas.

El suicidio asistido está despenalizado. Lo que significa que el médico no puede intervenir directamente en la muerte del paciente, la persona debe tomar por sí solo y voluntariamente el medicamento que le quitará la vida.

El estado es quien suministra los medios para realizarse el suicidio asistido. Suiza es uno de los países donde existen organizaciones que ayudan a personas de Italia, España o Francia a cumplir sus sueños de “morir dignamente”.

Canadá

El proceso de eutanasia y suicidio asistido en Canadá dio comienzo en Québec, una ciudad de dicho país, en el 2014. Ese año se aprobó una ley de cuidados al final de la vida, en 2015 el Tribunal Supremo dijo al legislativo hacer una norma sobre el caso y el 2016 finalmente se hace.

La ley canadiense permite la eutanasia en personas mayores de edad, que estén concientes y competentes, además que tengan una enfermedad grave o incurable, sufrimiento físico o mental imposibles de aliviar o una discapacidad avanzada.

Colombia

Colombia es el único país en América Latina donde la eutanasia y el suicidio asistido están permitidos legalmente. En 1997 el “homicidio piadoso” tenía una pena de prisión de seis meses a tres años, sin embargo en 1998 el Tribunal Constitucional dictaminó un nuevo reglamento.

“El Estado no puede oponerse a la decisión del individuo que no desea seguir viviendo y solicita que le ayuden a morir”, decía el Tribunal, pero no fue hasta el 2015 que se aprobó una resolución para cumplir la ley de eutanasia.

El país reconoce la eutanasia como un derecho fundamental y se puede aplicar a personas mayores de seis años con una enfermedad terminal o incurable.

Bélgica

La eutanasia y el suicidio asistido se legalizaron bajo estrictas condiciones en Bélgica en 2002. Un paciente debe ser legalmente competente y consciente al momento de buscar terminar con su vida. La solicitud debe ser voluntaria, bien considerada y repetida.

La enfermedad debe causar un sufrimiento físico o mental constante e insoportable , como resultado de “un trastorno grave e incurable causado por una enfermedad o un accidente”, según el servicio de salud pública de Bélgica.

Según medios belgas, en 2018 se produjeron 2.357 casos de eutanasia, lo que equivale a más de seis al día. La mayoría involucró a personas mayores de 60 años y tuvo lugar en el norte flamenco de Bélgica.

Alemania y Austria

En países como Alemania y Austria la “eutanasia activa” o directa está prohibida, pero aprobada la “eutanasia pasiva” o indirecta, siempre y cuando el enfermo haya expresado la voluntad de querer morir.

La “eutanasia pasiva” es cuando se consigue la muerte del paciente suspendiendo totalmente el tratamiento de la persona y está reconocida bajo ciertas legislaciones especiales.

TE PUEDE INTERESAR