Las declaraciones dadas semanas atrás por el demócrata Bernie Sanders han sido compartidas de manera masiva en redes sociales la mañana de este miércoles luego de que el presidente de , Donald Trump, afirmara que ganó las elecciones pese a que el recuento de los votos continúa en varios estados claves.

Según destacan medios internacionales como “” o “”, Bernie Sanders defendió que Texas podía cambiar el futuro de la política en el país y aventuró que el recuento de votos podría demorarse más de lo normal. Así lo expresó el pasado 23 de octubre en el reconocido programa “The Tonight Show” de la cadena NBC que conduce Jimmy Fallon.

Sanders afirmó que la demora del recuento era un tema que le preocupada y defendió categóricamente que “cada voto” debía ser “contado”. Además, el senador indicó que veía a estados como “Pensilvania, Michigan o Wisconsin” con una gran cantidad de “votos por correo” y que el proceso no comenzaría “hasta el 3 de noviembre o hasta el cierre de colegios”. Hasta el momento, estos tres estados definirán la presidencia estadounidense.

La predicción de Sanders

Incluso, Sanders aclaró en su alocución que los demócratas han preferido votar por correo y los republicanos en persona. Por tal motivo, el demócrata dijo que los primeros resultados iban a ser en una gran mayoría para Trump.

Puede ocurrir que a las diez de la noche en la noche electoral, Trump vaya ganando en Michigan, en Pensilvania, en Wisconsin... y sale en la televisión y dice ‘Gracias, americanos, por reelegirme. Esto ya ha acabado, pasen un buen día’", declaró Sanders.

Pero luego, los próximos días, todos esos votos por correo comienzan a contarse y se ve que Biden ha ganado en esos estados. Y en ese momento, Trump diría: ‘¿Lo ves? Les dije que todo el proceso era fraudulento, les dije que los votos por correo estaban corrompidos. Y no vamos a dejar el cargo’”, agregó.

Sanders puntualizó que este tema era algo que le preocupa a él y “a otros muchos” en Estados Unidos.

Trump se proclamó ganador

En unos comicios marcados por la polarización, la pandemia y una histórica crisis económica, Trump se proclamó ganador, denunció un fraude sin presentar pruebas y amenazó con acudir a la Corte Suprema, pese a que ambos aspirantes van cabeza a cabeza.

Según las proyecciones de los principales medios, Trump se quedó con Florida y Iowa, donde ganó en 2016; con Ohio, en el que desde 1964 ganaron todos los candidatos que llegaron a la Casa Blanca; y con Texas, bastión republicano desde 1976.

Como ocurrió hace cuatro años con Hillary Clinton, Biden puede ganar el voto popular y perder la Casa Blanca si no consigue los 270 votos electorales necesarios, de un total de 538 que integran el Colegio Electoral según el sistema de sufragio universal indirecto.

Hasta ahora, Biden acumulaba 238 votos electorales con Arizona, frente a los 213 de Trump.

Biden podría imponerse en varios estados. Algunos medios lo dieron ganador en el crucial estado de Arizona, que Trump ganó en 2016, aunque el conteo aún no está completo.

El demócrata parecía también estar bien posicionado en Nevada.

Si esto se confirma, Biden tendrá que ganar al menos dos o tres de los estados del norte industrial (Pensilvania, Michigan, Wisconsin) y del este (Georgia, Carolina del Norte). Trump se impuso en todos ellos hace cuatro años.

Fuente: Con información de AFP