Leslie McCray estudiaba en la Universidad del Norte de Florida y añoraba en convertirse en modelo. Al momento de su asesinato vivía en un apartamento cerca de St. John’s Avenue, en el área de Avondale. (Project Cold Case)
Leslie McCray estudiaba en la Universidad del Norte de Florida y añoraba en convertirse en modelo. Al momento de su asesinato vivía en un apartamento cerca de St. John’s Avenue, en el área de Avondale. (Project Cold Case)

Tuvieron que pasar 36 años para que un hombre fuera acusado por el asesinato de Leslie McCray, una adolescente de 17 años que fue encontrada muerta en 1985, en Jacksonville, Florida (), en la víspera de navidad de ese año. Así lo informó Thomas Waters, jefe de investigaciones de la Oficina del Sheriff de Jacksonville.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

Según informa , Waters anunció -en una conferencia el pasado jueves- que un jurado del condado de Duval acusó a David Nelson Austin, de 58 años, por asesinato en primer grado en el caso de la muerte McCray.

La víctima, que estudiaba en la Universidad del Norte de Florida y añoraba en convertirse en modelo, vivía en un apartamento cerca de St. John’s Avenue, en el área de Avondale.

Ella fue secuestrada en dicha vivienda cuando se encontrada con su novio, quien fue atado y presenció como un hombre se la llevada amenazada con un cuchillo.

Después de liberarse, el novio de McCray llamó a la policía y comenzó la búsqueda, sin embargo, horas más tarde, su cuerpo fue encontrado mutilado con puñaladas en el cuello, en una carretera.

McCray había sido violada y golpeada. Tenía una herida fatal en el cuello que le quitó la vida.

Imagen difundida por el Project Cold Case, que retomó el caso de Leslie McCray en 2019. (Project Cold Case)
Imagen difundida por el Project Cold Case, que retomó el caso de Leslie McCray en 2019. (Project Cold Case)

La investigación sobre su muerte fue suspendida en 1986 porque no pudieron desarrollar pistas a partir de las pruebas que recopilaron en la escena del crimen, explicó Waters.

La familia no desistió

La familia de McCray no desistió y, en 2019, se puso en contacto con la unidad de casos abiertos de Jacksonville y la organización, que trabaja para esclarecer los homicidios sin resolver en Estados Unidos.

Según Waters, la familia solicitó un nuevo examen de la evidencia hallada en la escena del crimen, pero utilizando tecnología forense actual.

Los investigadores reexaminaron la evidencia recolectada en 2020 y encontraron que el perfil del ADN coincidía con el de Austin.

Este se encuentra en un prisión de Michigan, donde cumple una cadena perpetua por casos de agresión sexual, desde 1991.

El acusado no era sospechoso a pesar de haber vivido en Jacksonville en el momento del asesinato y donde se quedó solo por un corto período de tiempo.

Las autoridades están esperando que sea extraditado a Florida para enfrentar los cargos por los que se le acusa.

La familia de McCray, en tanto, ha expresado cierto alivio debido a que obtuvo respuestas de parte de la justicia estadounidense.

“Nunca dejaré de luchar por Leslie”, declaró Sarah Adams, la madre de Leslie, al proyecto Cold Case cuando su caso fue tomado.

Sarah fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en 2010, lo que ha reducido su capacidad para comunicarse verbalmente.

La madre de McCray asegura que esta enfermedad le “robó la voz”, pero no ha afectado su propósito de encontrar justicia para su hija.

VIDEO RECOMENDADO

Los talibanes advierten de "consecuencias" si EEUU retrasa su retirada de Afganistán
Los talibanes advierten de "consecuencias" si EEUU retrasa su retirada de Afganistán