La legislación también brinda protección para que las personas no sean discriminadas por el uso de marihuana en viviendas públicas, escuelas y universidades y en el lugar de trabajo. (Foto: EFE)
La legislación también brinda protección para que las personas no sean discriminadas por el uso de marihuana en viviendas públicas, escuelas y universidades y en el lugar de trabajo. (Foto: EFE)

El gobernador de , Andrew Cuomo, firmó un proyecto de ley que legaliza la marihuana recreativa, convirtiendo al estado en la decimosexto región estadounidense en hacerlo.

MIRA: La policía de Nueva York detiene a sospechoso de atacar a una mujer asiática en pleno Manhattan

El proyecto de ley legaliza la posesión de pequeñas cantidades de marihuana, lanza programas para ayudar a las comunidades que sufrieron la peor parte de la guerra contra las drogas nacional y estatal y, finalmente, permite la venta de marihuana a personas mayores de 21 años.

El Senado votó 40-23 a favor y la Asamblea lo aprobó 100-49. Los grupos de reforma de la justicia penal y los defensores de las comunidades minoritarias, donde la marihuana se controlaba con más dureza, han elogiado el proyecto de ley del estado como particularmente radical.

Nueva York establecerá el objetivo de garantizar que el 50% de las licencias de marihuana vayan a comunidades subrepresentadas y se une a un puñado de estados para eliminar automáticamente condenas relacionadas con la marihuana.

Impuestos

Nueva York establecerá un impuesto sobre las ventas de cannabis del 9%, más un impuesto adicional del 4% entre el condado y el gobierno local. También impondrá un impuesto adicional basado en el nivel de THC, el ingrediente activo de la marihuana, que va desde 0,5 centavos por miligramo de flor hasta 3 centavos por miligramo de comestibles.

Varias partes de la legislación entrarán en vigor de inmediato: los neoyorquinos pueden poseer legalmente menos de 3 onzas de marihuana fuera de casa. Nueva York también comenzará a eliminar automáticamente los registros de personas con condenas anteriores por delitos relacionados con la marihuana que ya no serían penalizados.

Además, la policía de Nueva York no podrá arrestar ni procesar a nadie por posesión de menos de 3 onzas, aunque aún puede usar el olor a cannabis quemado como motivo para sospechar que un conductor está intoxicado. Sin embargo, el oficial no puede usar ese olor solo como justificación para registrar un automóvil en busca de contrabando.

Las ventas no comenzarán hasta que Nueva York establezca regulaciones y una junta de cannabis propuesta. El líder de la mayoría de la asamblea, Crystal Peoples-Stokes, ha estimado que las ventas podrían demorar entre 18 meses y dos años en comenzar.

Los republicanos y un puñado de demócratas que se oponen a la legalización dijeron el martes que siguen preocupados de que el proyecto de ley ate las manos de las fuerzas del orden y envíe el mensaje a los niños de que la droga está bien.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR