Coronavirus USA | Jimmy Flores | El hispano de 30 años que contrajo COVID-19 en un bar de EE.UU. y terminó hospitalizado con un tubo para respirar | Arizona. (Foto: Captura de video ABC)
Coronavirus USA | Jimmy Flores | El hispano de 30 años que contrajo COVID-19 en un bar de EE.UU. y terminó hospitalizado con un tubo para respirar | Arizona. (Foto: Captura de video ABC)

Jimmy Flores es un joven hispano, de 30 años, que contrajo en un bar lleno de gente en Arizona (). En ese momento solo quería divertirse y pasarla bien con sus amigos. Ahora se muestra arrepentido, sobre todo cuando recuerda que estuvo hospitalizado con un tubo para poder respirar.

MIRA: Justicia británica da la razón a Juan Guaidó en caso sobre el oro de Venezuela

Flores afirma que empezó a sentirse mal el lunes 8 de junio. Tenía fiebre, dolores de cuerpo, fatiga y hasta heridas en el cuerpo. Se hizo una prueba de coronavirus el martes y el jueves le dieron los resultados: había dado positivo.

Relata que en esos días empezó a recibir llamadas de varias agencias de salud. Respondió varias encuestas y entrevistas para determinar dónde y cómo fue contagiado de coronavirus.

“Basado en mis respuestas, un amigo mío y yo fuimos por un trago en Scottsdale el sábado por la noche, y terminamos contrayendo el COVID-19”, explicó Jimmy Flores a Univisión.

Flores relata a CNN que cuando fue al bar nunca pensó que podría quedar contagiado, ni siquiera de gripe. Solo quería estar un rato con sus amigos. “Estábamos disfrutando nuestra vida en ese momento”, dice.

Agregó que el bar estaba lleno y calcula que había entre 300 y 500 personas.

“Nunca hubiera imaginado en un millón de años que contraería este virus de la forma en que lo hice”, reitera.

El coronavirus resultó un tormento. Asegura que no solo se trata de dolencias físicas. También tuvo implicancias psicológicas. “En 24 horas no podía respirar sin temer por mi vida”, recuerda.

A los días de dar positivo a coronavirus, fue hospitalizado y estuvo con un tubo de respiración por una semana.

“El coronavirus es una bestia impredecible y jamás había sentido tanto dolor y ansiedad en mi vida”, sostiene.

“Nunca me tomé en serio el COVID-19. Tal vez fue porque no conocía a nadie que lo tuviera personalmente, o era tan terco que pensé que sería una de las personas inmune; sin embargo, estoy aquí para hacerles saber que esta enfermedad no es ninguna broma”, acota.