Una ciudadana de de 31 años, madre de tres hijos, fue quemada viva por su esposo, que la persiguió por la calle y le disparó en las piernas antes de rociarla con gasolina y prenderle fuego, según informó el miércoles la policía.

El macabro asesinato tuvo lugar el martes a plena luz del día en un barrio de clase media de la ciudad de Mérignac, cerca de Burdeos.

La mujer y el hombre de 44 años, que tenía antecedentes penales, estaban separados. Sus hijos de tres, siete y once años vivían con la madre.

El hombre disparó varias veces contra la mujer mientras huía por una calle, alcanzándola en las piernas. Después de que ella se desplomara, le prendió fuego mientras aún respiraba, dijo la policía.

El hombre fue detenido media hora después del asesinato en la localidad vecina de Pessac. En el momento de su arresto estaba armado con un rifle, dijo la fiscalía de Burdeos.

Está acusado de asesinato y también es sospechoso de haber incendiado la casa donde vivía la mujer.

Los hijos de la pareja no estaban en casa en el momento del ataque, dijo la fiscalía, que añadió que estaban recibiendo atención psicológica.

En 2020, se registraron 90 feminicidios en Francia, frente a 146 el año anterior.

Fuente: AFP