John Goodhand y Laura Blackham descubrieron que su vivienda era una "catástrofe" luego de dejar a sus amigos mientras vacacionaban. (Foto: Grimsby Telegraph)
John Goodhand y Laura Blackham descubrieron que su vivienda era una "catástrofe" luego de dejar a sus amigos mientras vacacionaban. (Foto: Grimsby Telegraph)

John Goodhand y Laura Blackham son un matrimonio que había frecuentado a un grupo de personas que llamaban “amigos”, pero lograron conocer sus verdaderas intenciones demasiado tarde luego de conocer que su casa había estado siendo utilizada por estos personajes.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

Según las víctimas, estas personas dejaron inservibles los muebles y destrozaron la propiedad como si fuera una venganza.

La pesadilla de Goodhand y Blackham empezó cuando decidieron tomar unas pequeñas vacaciones y dejar a sus “amigos” al cuidado de su vivienda en Welholme Road, Grimsby, Gran Bretaña, ya que estaban atravesando problemas y querían ayudarlos hasta que puedan “volver a ponerse de pie”.

Pero cuando regresaron de su viaje descubrieron que estos vecinos se habían “apoderado” de la casa, informó .

“Nos fuimos de vacaciones hace unas tres semanas y confiamos en que la casa estaría segura con nuestro amigo. Pero cuando regresamos el viernes 12 de noviembre, no pudimos entrar”, dijo John Goodhand.

“Nos dijeron que se habían atrincherado y que no se irían. Fue tan raro porque no sabíamos qué les habíamos hecho mal. Fue tan extraño (…) Simplemente no podía creer que ellos también nos hicieran esto. Es repugnante estar encerrado fuera de tu propia casa”, agregó.

No se puede confiar en nadie

Goodhand y Blackham no tuvieron otra alternativa que abandonar su hogar e instalarse en otra propiedad que tenían mientras intentaban recobrar su vivienda principal, lo cual consiguieron hasta hace pocos días.

“Hicimos varios intentos para arreglar y razonar con ellos, pero todo fue en vano. Nos hicieron sentir mal a los dos por el estrés y la preocupación -sumó el hombre-. Lo que le han hecho a la propiedad es imperdonable”, comentó el propietario.

La pareja es dueña del “Buy & Save”, un local que se encuentra junto a la casa tomada.

“Ellos estaban tirando nuestros muebles al patio trasero y finalmente los destruían”, relató John con angustia. “Incluso derribaron parte del muro fuera de la propiedad. Todo lo que queríamos era que nos devolvieran la casa”, detalló John Goodhand.

John Goodhand y Laura Blackham se llevaron una desagradable sorpresa tras prestar su vivienda a unos "amigos" mientras vacacionaban. (Foto: Grimsby Telegraph)
John Goodhand y Laura Blackham se llevaron una desagradable sorpresa tras prestar su vivienda a unos "amigos" mientras vacacionaban. (Foto: Grimsby Telegraph)

La casa del terror

El supuesto amigo de la familia logró abandonar el inmueble tras varios días atrincherado, pero cuando los dueños ingresaron a la casa comprobaron que los daños eran “catastróficos”: las ventanas de la puerta trasera estaban rotas, el perro había mordido el marco de la pared y cableado eléctrico estaba “gravemente” dañado.

Además, sufrieron el robo de varios electrodomésticos y productos de higiene personal.

“Es un completo desastre y ambos estamos profundamente heridos por lo que nos sucedió”, lamentó la pareja, agregando que querían abandonar Grimsby tras escuchar a la policía reportar un incidente en Welhome Road sobre el ataque que estaba sufriendo una casa el pasado 18 de noviembre.

“Se informó que una mujer estaba actuando de manera amenazante hacia dos personas conocidas. Los oficiales resolvieron el incidente de manera segura y no se realizaron arrestos”, dijeron las autoridades, según pudo consignar .

“El contrato de alquiler del local finaliza a fin de mes y esperamos irnos lo antes posible (…) No sé adónde iremos, pero ciertamente estará muy lejos de este lugar”, sostuvo John Goodhand.

VIDEO RECOMENDADO

Las cinco llamadas más escalofriantes al 911
Aquí te presentamos una recopilación de las llamadas más perturbadoras al 911 registradas en audio.