A la iniciativa de China de crear teorías conspirativas se le sumaron países como Rusia e Irán. (Foto: AFP / GREG BAKER)
A la iniciativa de China de crear teorías conspirativas se le sumaron países como Rusia e Irán. (Foto: AFP / GREG BAKER)

Zhao Lijian, político y subdirector del Departamento de Información del Ministerio de Relaciones Exteriores de , logró iniciar y propagar una campaña para ocultar información sobre la mortalidad y alcance del coronavirus, según una investigación.

MIRA: La OMS estima que el origen del coronavirus en un laboratorio es “extremadamente improbable”

A través de un análisis realizado por el Laboratorio de Investigación Digital Forense (DRFLab, por sus siglas en inglés) y la agencia de noticias AP, basado en artículos publicados a través de diferentes redes sociales como Facebook, Twitter, Weibo, Telegram, YouTube, entre otras, determinaron que la campaña fue iniciada por China para desviar la atención sobre los datos de la pandemia y el origen de la misma.

“El primer experimento digital verdaderamente global del Partido (comunista chino) con desinformación abierta”, fue lo que informó la investigación refiriéndose al primer día de inicio de la campaña, que fue el 11 de marzo del 2020.

Según narra el estudio, los políticos chinos, duplicaron sus cuentas de redes sociales como Facebook y Twitter hacia finales del 2019, cosa extraña debido a que estas redes están prohibidas en China.

El 11 de marzo, Zhao Lijian, publicó para sus 300 mil seguidores de Twitter un video de Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., quien se dirigía a un comité del Congreso de EE. UU., afirmando que los casos de fallecidos por influencia en realidad eran personas infectadas por coronavirus.

“Los CDC fueron atrapados en el acto. ¿Cuándo comenzó el paciente cero en EE. UU.? ¿Cuántas personas están infectadas? ¿En qué hospitales? Puede que haya sido el ejército de EE. UU. el que trajo la epidemia a Wuhan. ¡EE.UU. nos debe una explicación!”, fue lo que escribió el vocero en sus cuenta de Twitter.

A partir de ese ese primer tweet, Zhao subió otros 11 estados que fueron posteados durante los dos días siguientes y que tuvieron un alcance enorme. Fueron citados más de 99 mil veces, y leídos en más de 54 idiomas.

Además de eso, el total de seguidores de las cuentas que citaron los tweets fue un poco menos de 275 millones de seguidores y no se descarta que los funcionarios hayan utilizado cuentas falsas para la propagación de esta información.

Entre los difusores se encontraban incluso líderes de Estados Unidos, muchos de ellos conservadores, uno de los cuales fue Donald Trump Jr.

Por otra parte, 30 cuentas de diplomáticos a favor del presidente de China Xi Jinping, la cuenta del ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, cuentas de Arabia Saudita relacionadas con la familia real ayudaron a la viralización del tweet.

Los mayores difusores de estos estados fueron los propios chinos, que quienes a pesar de tener prohibida el uso de esta aplicación, llegaron a utilizar los hashtag relacionados más de 314 millones de veces y expandir esto a través de la app china, Weibo.

Según la misma investigación, China apoyó su estrategia en la misma red que utilizó Rusia en su momento, además el país de Putin, fue el primero que afirmó que el coronavirus había sido creado por Estados Unidos como arma.

Ali Khamenei, líder de Irán, apoyó también el tweet de Zhao y culpó a Estados Unidos de un posible ataque biológico y más adelante se justificó en esta acusación para rechazar ayuda de EE.UU. frente a la pandemia.

Pese a que en abril del 2020 Irán y Rusia abandonaron la iniciativa de China, de culpar a Estados Unidos del inicio del coronavirus, China continúa con la campaña.

VIDEO RECOMENDADO

EE.UU y expertos de OMS piden más datos a China sobre el origen del coronavirus
EE.UU y expertos de OMS piden más datos a China sobre el origen del coronavirus

TE PUEDE INTERESAR