Imagen referencial. Estimaciones anteriores aseguran que el megalodón podía medir entre 15 y 18 metros como máximo. (AFP / METAZOA STUDIO / HUGO SALAIS)
Imagen referencial. Estimaciones anteriores aseguran que el megalodón podía medir entre 15 y 18 metros como máximo. (AFP / METAZOA STUDIO / HUGO SALAIS)

El , el gran tiburón extinto, pudo haber sido más grande de lo que se pensaba anteriormente, midiendo hasta 20 metros, entre 5 y 2 metros más de lo que se pensaba hasta el momento.

La estimación revisada es el resultado de una nueva investigación basadas en el ancho de los dientes de megalodón, y, para sorpresa de muchos, comenzó con una lección en una escuela de secundaria que salió mal.

Así lo ha relatado Víctor Pérez, autor principal del estudio y curador asistente de paleontología en el Museo Marino Calvert en Maryland, Estados Unidos.

Esta imagen muestra una mandíbula de un Megalodon antes de ser vendida durante una subasta en París, el 7 de abril de 2009, como parte de una colección de fósiles prehistóricos. (BERTRAND GUAY / AFP)
Esta imagen muestra una mandíbula de un Megalodon antes de ser vendida durante una subasta en París, el 7 de abril de 2009, como parte de una colección de fósiles prehistóricos. (BERTRAND GUAY / AFP)

Pérez cuenta que, cuando aún era estudiante de doctorado en el Museo de Historia Natural de Florida, estaba guiando a un grupo estudiantes a realizar un ejercicio de matemáticas que usaba réplicas impresas de dientes fósiles de un megalodón real y un conjunto de ecuaciones para estimar el tamaño del tiburón extinto basada en la altura del fósil.

Los cálculos de los estudiantes oscilaban entre 12 y 45 metros para el mismo tiburón.

MIRA: ¿Cuál es el origen del Megalodón? Conoce acerca de este animal marino

“Estaba dando vueltas, comprobando, cómo, ¿usaste la ecuación incorrecta? ¿Olvidaste convertir tus unidades?” dijo. “Pero rápidamente quedó claro que no eran los estudiantes los que habían cometido el error. Simplemente, las ecuaciones no eran tan precisas como habíamos predicho”, asegura.

Pese a ser ampliamente usadas por los científicos desde su publicación en 2002, el ejercicio en las aulas reveló que generan estimaciones de tamaño variable para un solo tiburón, según el diente que se mida.

Un diente gigante que se cree que es el de un megalodón fue hallado en el río Kupa, Croacia, a unos 60 km de la capital Zagreb. (AFP / STRINGER)
Un diente gigante que se cree que es el de un megalodón fue hallado en el río Kupa, Croacia, a unos 60 km de la capital Zagreb. (AFP / STRINGER)

“Me sorprendió mucho”, dijo Pérez. “Creo que mucha gente había visto ese estudio y aceptado ciegamente las ecuaciones”, precisó.

Durante más de un siglo, los científicos han intentado calcular el tamaño del megalodón, cuyo nombre significa “diente grande”, pero la escasez de de dientes dificultó su trabajo, pues para generar estimaciones de la longitud corporal, requieren que el investigador identifique correctamente la posición anterior de un diente fósil en la mandíbula de un megalodón.

Al igual que en los humanos, el tamaño y la forma de los dientes de tiburón varían dependiendo de dónde se encuentren en la boca, y los dientes de megalodón se encuentran con mayor frecuencia como fósiles independientes.

Esto cambió cuando el coleccionista de fósiles Gordon Hubbell donó un juego casi completo de dientes del mismo tiburón megalodón al Museo de Florida en 2015, reduciendo buena parte de las conjeturas.

Tras la publicación de sus hallazgos, Pérez recibió un correo electrónico de Teddy Badaut, un paleontólogo vocacional en Francia.

Este le sugirió medir el ancho, en lugar de la altura, de los dientes del megalodón en sus investigaciones.

Datos anteriores habían sugerido que el ancho de los dientes estaba limitado por el tamaño de la mandíbula de un tiburón, que sería proporcional a la longitud de su cuerpo.

Ronny Maik Leder, entonces investigador postdoctoral en el Museo de Florida, trabajó con Pérez para desarrollar un nuevo conjunto de ecuaciones basadas en el ancho de los dientes. Al medir el conjunto de dientes de Hubbell, “en realidad podríamos sumar el ancho de los dientes y obtener una aproximación aún mejor del ancho de la mandíbula”, dijo Pérez.

Los investigadores analizaron conjuntos de dientes fósiles de 11 tiburones individuales, que representan cinco especies, incluido el megalodón, su pariente cercano y los grandes tiburones blancos modernos.

Al medir el ancho combinado de cada diente en una fila, desarrollaron un modelo de qué tan ancho era un diente individual en relación con la mandíbula para una especie determinada.

Ahora, cuando un paleontólogo desentierra un diente de megalodón solitario del tamaño de su mano, puede comparar su ancho con el promedio obtenido en el estudio de Pérez y obtener una estimación un poco más precisa del tamaño del tiburón.

“A pesar de que esto potencialmente hace avanzar nuestra comprensión, realmente no hemos resuelto la cuestión de cuán grande era el megalodón. Aún se podría hacer más, pero eso probablemente requeriría encontrar un esqueleto completo en este momento”, aseguró Pérez.

Con información de Europa Press.