Pese a lo mucho que se ha logrado dilucidar sobre el nuevo coronavirus, todavía hay interrogantes que los científicos y médicos tratan de responder. (Foto: GETTY IMAGES)
Pese a lo mucho que se ha logrado dilucidar sobre el nuevo coronavirus, todavía hay interrogantes que los científicos y médicos tratan de responder. (Foto: GETTY IMAGES)

La pandemia es la prioridad médica número uno en el mundo. Por esa razón, en algo más de un año de emergencia sanitaria, buena parte de la investigación científica se ha enfocado en conocer cómo actúa en el cuerpo el SARS-CoV-2 (que causa la ). Los estudios al respecto también pueden ayudar en la lucha contra otras afecciones virales que presentan parecidos, como pérdida de olfato, del gusto, inflamación del corazón y lesiones pulmonares.

MIRA: América registra al menos 10,500 trabajadores de la salud muertos por COVID-19

Varias de las complicaciones de la COVID-19 existían antes provocadas por otros virus. Pero dado el bajo número se las tenía poco en cuenta. La COVID-19 las puso de manifiesto a gran escala y en muchos casos con gran severidad”, sostuvo Daniel Bernasconi, médico y supervisor de ensayos clínicos, al medio argentino Infobae.

Por su parte, Alejandra Cappozo, investigadora en virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina, dijo al mismo medio que “definitivamente, se están desarrollando otros trabajos para otras infecciones virales a partir de los estudios del coronavirus”.

Síntomas

Danielle R. Reed, directora asociada del Centro de Sentidos Químicos Monell (EE.UU.), dijo a The New York Times que antes de la pandemia era difícil conseguir becas de investigación para estudiar la pérdida del olfato. Hoy, sin embargo, “hay un crecimiento explosivo del interés entre los financiadores”, agregó.

La especialista trabaja en un estudio que busca comparar la frecuencia con la que las personas pierden el sentido del olfato después de un ataque de gripe frente a un ataque de COVID-19, y la duración de la pérdida. Ulteriormente, se desea conocer si existe predisposición genética para sufrir pérdida del olfato por infecciones virales.

En la mayoría de los casos de COVID-19, la pérdida de gusto y olfato es reversible. (GETTY IMAGES)
En la mayoría de los casos de COVID-19, la pérdida de gusto y olfato es reversible. (GETTY IMAGES)

En una línea similar, diferentes instituciones del mundo han iniciado estudios para saber qué pacientes son más susceptibles de sufrir infecciones cardíacas, coágulos de sangre o daños pulmonares después de padecer un virus respiratorio.

En cuando a la miocarditis, que es la inflamación del músculo cardíaco, se calcula que afecta cada año a hasta 1.5 millones de personas en todo el mundo. Muchos pacientes han padecido previamente una infección por un virus respiratorio. “A partir de la pandemia, hay una mayor atención a estos casos, no solo en COVID-19, sino en el impacto de las infecciones virales en general en el sistema cardiovascular”, relató Mario Boskis, médico cardiólogo, a Infobae.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR