Ese arquero que pedía ‘cupo’ para recomendar en Ayacucho se queda en el depa de un cuerito

El Bombardero habla de Edison Flores y más protagonistas de la pelotita peruana.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

El “Bombardero” te cuenta las últimas de los deportistas peruanos.

Redacción Trome
26/01/2018 - 07:22h

Del saque somos carnecita...La firme que esos que se arrodillan para pedir matrimonio son los peores. Es lo que pienso, pero respeto el estilo de cada uno. Hay algunos que en las redes sociales se declaran o le dicen a su enamorada, novia o esposa: ‘Te amo, eres lo mejor de mi vida’, pero son hipócritas al mango. Yo se lo digo y repito a mi pareja entre cuatro paredes. Mirándola a los ojos. ¡Qué afán de publicarlo para que todos lo lean! ¿Qué quieres demostrar? Que eres romántico, el hombre perfecto. Una para tu libro, la mujer tiene que sentirte, las palabras se las lleva el viento. Y no va cher...

Por si acaso, en México hay dos peruanos que le ‘tiran maicito’ a una colorada del Centro de Lima. Un chato goleador la invitó para que vaya a visitarlo y un volante cuyo lema es ‘aquí no pasa nadie’, también hizo lo mismo. La chiquilla está sacando números para ver a quién pararle bola o, en crudo, a quién puede sangrar más. Los dos están chancados, no tienen tallarín y solo la nombrada y monedas los salvan. Así que inviertan nomás. Así es...

El que vive ‘palteado’ es ‘Tyson’. Lo sacaron de la ‘U’ y lo dejaron sin casa. En el 2017 durmió en ‘Campo Mar’ y ahora se estaba quedando en casa de un causa de La Molina, pero ya le dijeron que tiene que irse. El zambo si vuelve a Pisco, nadie lo va a llamar por chamba. Por eso duerme en ‘telos’ que no pasan de 40 ‘mangos’ la noche. Pobechito...

Me pasan la voz que ese arquero que pedía ‘cupo’ para recomendar en Ayacucho, hace días anda por la capital y se queda en el depa de una mamacita de la residencial San Felipe. Ahí lo han visto llegar, salir después de almuerzo, ir a un café a hacer hora y bien tarde meterse de nuevo a la jato. Todavía no aparece nada en el camino y ahorra durmiendo con una amiguita. Y no va a ser... Me voy, soy fuga.