DEL SAQUE somos carnecita... La arrolladora campaña del Bayern en la Champions deja un claro mensaje: el predominio del juego colectivo. Es cierto, una genialidad te puede salvar un partido, pero no te lleva a ganar una campaña. PSG con Neymar, Mbappé o Di María logró sacarse de encima con esfuerzo a Atalanta, en cuartos, y Leipzig, en semifinales.

Bayern, en cambio, aplastó al Chelsea (7-1 en global) y Barcelona (8-2). A los chicos que gatean en la pelotita, ahora el fútbol moderno lo juegan atletas, hay que fortalecer el somatotipo, estar ‘chapado’ para resistir a los choques, subir y bajar, marcar y tocar. Los flaquitos, lentos, chatitos y vagos en la cancha ya no corren, no tienen espacio en el fútbol top, salvo que seas un ‘monstruo’.

Métanse ese chip en la cabeza. Invertir en fierros, un minigimnasio en casa, buena alimentación y nada de trasnochadas si quieren llegar lejos. La joda, los amigotes y ‘canallas’ solo te dejan sin llantas. Así es...

Aún sigo volando porque aposté mis fichas al PSG. Mis causas me revientan el celular para vacilarme, he perdido como una ‘luca chola’ apostándoles. Me confié demasiado como Neymar cuando entró al estadio con su parlante, todo cachoso escuchando la música de Maluma y hasta se dio unos pasitos de baile. En el ‘verde’ se estrelló con el muro llamado Manuel Neuer. Festejó antes de tiempo, alucinó mal.

Los alemanes te estudian hasta si tienes juanetes. Concentraditos, serios, apenas saludaron, pero después que lograron el objetivo desfogaron todo. Es parte de una cultura que hay que aprender. Y no va cher...

PSG no fue equilibrado, sufrió con el lateral derecho Kehrer y cuando Verratti ingresó se notó que no tenía fútbol, que hacía rato estaba inactivo. Los franceses pecaron de blandos, no ajustaron cuando debieron. En el gol dejaron centrar a Kimmich y Kehrer se dejó ganar la posición. Coman cabeceó libre y a festejar. En una final no puedes fallar, Bayern no lo hizo y por eso es el justo campeón. Asuuuuu... Me voy, soy fuga.


TE PUEDE INTERESAR: