Todos hablan de Kevin Quevedo, pero no hay que marearlo

El “Bombardero” te trae la verídica de los protagonistas de la pelotita dentro y fuera de la cancha.

Kevin Quevedo es el hombre del momento.

Kevin Quevedo es el hombre del momento.

Kevin Quevedo es el hombre del momento.

Del saque somos carnecita... Todos hablan de Kevin Quevedo, el ‘potrillo’ que empieza a romperla en Alianza Lima, pero no hay que marearlo. El domingo, después que acabó el partido con Aurich, varias chibolas ya lo esperaban afuera de Matute. Todas querían darle su WhatsApp, número de celular, correo y dirección, y algunas más mandadas hasta ofrecían un ‘regalito especial’. Los cuatro goles lo volvieron Brad Pitt, Cristiano Ronaldo, Maluma. El galán de moda. Felizmente su viejo, un pelotero de los años 80, ya sabe cómo es esto, en ‘one’ dio la media vuelta y lo sacó del estadio por otra puerta para que nadie lo inquiete. Vale... 

Ahora es cuandoQuevedo debe escuchar más que nunca a su viejo y su familia. Alejarlo de los oportunistas que van a aparecer, le invitarán cebichitos, ofrecerán whisky y boxes en discotecas de moda. Que abra bien los ojos y se aleje de los ‘zorros chupes’, los ‘cakes’ y otros alcahuetes que le ofrecerán modelitos. Esa gente solo aparece cuando estás arriba. Si no míralo al ‘Rei’ o Deza, quienes con harto talento se quedaron en proyectos y nada más. Así es... 

Alianza Lima vs Juan Aurich: Cuarto gol de Kevin Quevedo

Kevin Quevedo: 4 goles con Alianza Lima

Me cuentan que uno que fue volante celeste, que ahora juega en el Cusco y tiene nombre de brasileño, está haciendo travesuras por la ‘Ciudad Imperial’. Dicen que la pega de ‘brichero’, porque está mirando extranjeras y ya tiene un par de vueltas olímpicas. No campeona en las canchas, pero la rompe fuera de ellas. Curuju... 

Así que hay un ‘Mal Viento’ en la crema que quiso arrasar con todo. Aseguran que la marca de autos que los auspiciaba quiso renovar contrato. En el acuerdo se estipulaba que daría un bus para que traslade al plantel, una Cúster y una camioneta para el entrenador. Pero el directivo pidió un vehículo último modelo para su uso personal y a su nombre. Le dieron las gracias y rompieron palitos. Ayayayay... Me voy, soy fuga.