El Bombardero de Trome.
El Bombardero de Trome.

Del saque somos carnecita... Hay un run run que el zambito que no desea jugar en Segunda aprovecha al máximo que está sin equipo para vivir la vida. Los ‘sapos rabiosos’ cuentan que anda en amores locos con una contadora que vive en Las Casuarinas. Ella está tocando el piso 4, maneja su billete, tiene auto del año y solo desea pasarla bien con el muchacho. El hombre también se siente bien, sin ataduras ni compromisos, porque ella no es cargosa como la salsera. Quéeeeee...

Ya me contaron que ese volante de un equipo grande que es medio introvertido y sus compañeros lo eligieron como uno de los ‘arreglados’, es el que cae más antipático en los trabajadores que dan mantenimiento a los campos. El pelotero llega, no saluda a nadie y cuando le dan pase, se va de frente sin decir ‘gracias’. Dicen que cuando jugaba en Santa Anita era lo mismo. Así es...

La firme que el ‘Mudo’ se va olvidando de la pelotita. Ahora se está dedicando a dar charlas sobre el amor a la familia y Dios. Empezó contando su testimonio para su iglesia y lo llaman de todos lados. El hombre tiene llegada con su mensaje y toca el ‘bobo’ de quienes lo escuchan. Vale...

Estamos todos locos. Esto solo pasa en nuestra pelotita. El ‘Papá’ presentó su camiseta y a última hora subieron al ‘micro’ a dos chibolos que no conocía ni el entrenador. Se dieron el lujo de estar en la presentación, porque el viejo de uno de ellos tiene buen billete y el del otro trabaja cerca a la plaza Bolívar, de la avenida Abancay. Más de uno en el plantel anda molesto, porque todo hace suponer que de a poquitos los irán metiendo entre los concentrados. Ayayayay... Me voy, soy fuga.