El Bombardero de Pisa Pelota.
El Bombardero de Pisa Pelota.

Del saque somos carnecita... Ayer me quedé corto hablando de los celestes. Justos y merecidos campeones. Los nuevos dueños del club les han enseñado a los ‘compadres’ cómo se debe manejar un equipo profesional. No se llenaron de nombres ni ficharon por montones, como lo hicieron en Matute. Tampoco le impusieron jugadores al entrenador. Supieron hacer entender al plantel que ante la crisis por la pandemia se les iba a recortar el sueldo. Todos entendieron la medida y cuando aseguraron el pase a la fase de grupos de la Libertadores, comunicaron que les reintegrarían lo descontado. Motivaron con el bolsillo y los futbolistas se ‘mataron’ en la cancha. En cambio, en La Vicky el grupo se dividió ante una medida similar. Y en Ate, nunca pagaron por el préstamo de su mejor jugador y goleador, por eso chapó una mejor oferta y se quitó. Encima, tienen a pan y agua a los trabajadores del club. Los pequeños detalles hacen la diferencia. Y no va cher...

‘Iván Cruz’ resultó ser fulero al mango. Ya lo tenía tarifado como ‘mala leche’, pero lo que hizo en la final rebasó los límites de un entrenador que dice ser profesional. El ‘parrillero’ les gritaba a sus jugadores cuando iban a las divididas: “¡Rómpelo, rómpelo, no importa!”. Por eso, el preparador de arqueros de los ‘cheleros’ lo cuadró en ‘one’ y casi lo para de cabeza. El celeste ya lo tenía atravesado, pues en el anterior partido le decía a su gente que patee desde cualquier lado porque el arquero rimense era una ‘mazamorra’. Pensó que con ‘floro’ iba a ganar una final. Lo que no sabe es que ya son varios en su equipo que lo detestan. Asuuuuuu...

Repito, sería vergonzoso que se suspenda la baja este año y todo para que los de La Vicky se queden en Primera. La administración ya hizo oficial su pedido. Lo peor es que parece que están moviendo sus fichas por lo bajo con jugadas sucias y hasta congresistas están metiendo su cuchara donde no deben. Se habla de pérdidas millonarias y todo por no saber planificar. Por eso los que ponen el billete están como locos por recuperar lo que pusieron. Qué feo... Me voy, soy fuga.

TE PUEDE INTERESAR: